El Fartukarte se rinde al verde

Paula Pidal muestra los envases biodegradables. /
Paula Pidal muestra los envases biodegradables.

El festival de 'foodtrucks' de Ribadesella celebra su edición más sostenible | Los expositores tratan de reducir los plásticos con vasos reutilizables, recipientes biodegradables o pajitas de cartón

G. POMARADARIBADESELLA.

Un perchero con pequeños cubos para depositar la ceniza y colillas y la caseta del bar con vasos reutilizables dan la bienvenida al área de restauración del Fartukarte. Toda una declaración de intenciones de lo que pretende ser esta quinta edición del festival de 'foodtrucks' de Ribadesella, volcado este año en la sostenibilidad y el medio ambiente. La cita, que abrió ayer sus puertas y se desarrolla hasta el domingo en el paseo de la Grúa, reúne a más de una veintena de puestos de comida y medio centenar más de estands en el mercadillo. «Vino más gente de fuera que nunca y hay diez expositores más», explicó la organizadora Raquel Baragaño. Todos ellos, abundó, «intentan traer productos biodegradables» para adaptarse a la filosofía del evento, entre ellos Helados Revuelta, de Llanes, que ofrece recipientes de almidón y pajitas de cartón. «Es el primer evento en el que los traemos y a la gente le gusta, es importante reducir el plástico», explicó Paula Pidal. En el bar, la venta del vaso rellenable por un euro cala con distinto éxito. Entre las defensoras de la medida estuvo la catalana Emi Salgado: «Tengo en casa mil vasos de estos eventos, en Barcelona ya lo hacen en muchos y al final los coleccionamos», contó.

Más allá de la vertiente medioambiental, el Fartukarte reúne una oferta gastronómica de todos los países y sabores, desde el picante de Chile al cerdo ibérico, pasando por innovaciones como la hamburguesa de pitu de caleya. En la zona de mercado no faltan curiosidades como la moda retro del leonés Juan Bajo, con ropa y complementos de los 60 a los 80, todos ellos sin estrenar. «No conozco a nadie es España que tenga algo así», afirmó el comerciante.