'Fartura' en Pancar en honor a San Patricio

Víctor Castañón, ante su elaboración de paella valenciana. /  G. F. B.
Víctor Castañón, ante su elaboración de paella valenciana. / G. F. B.

Tras la misa, en una ermita levantada en 1922 por el emigrante local Gaspar de la Vega, la Coral Concejo de Llanes ofreció un muy aplaudido concierto Además de las paellas a concurso, en la localidad llanisca se degustaron tortos con huevo y picadillo y arroz con leche

GUILLERMO FERNÁNDEZ GIJÓN.

A la sombra de una encina cinco veces centenaria, los vecinos de la localidad llanisca de Pancar celebraron el día grande de San Patricio. La jornada matinal se iniciaba con una misa en la capilla del santo, una ermita erigida en 1922 por el emigrante Gaspar de la Vega Isla, retornado en esa fecha de la ciudad de Nueva York.

Presidió la eucaristía Florentino Hoyos, párroco de Llanes, y al final de la función religiosa se entregaron tres medallas de San Patricio, llegadas desde Roma, a las lugareñas Maruja Ruiz, Maruja Junco y Adelita Delgado. También se reconoció a Andrés Díaz Junco por haber elaborado una talla del santo en papel maché recubierto de granito.

Al término de la misa, la Coral Concejo de Llanes, dirigida por Pedro de Celis, ofreció un refinado y muy aplaudido concierto con la interpretación de siete piezas: 'Chalaneru', 'En mi viejo San Juan', 'Las sobrinas del capitán Grant', 'Songolo cosongo', 'Romanza marinera' y 'El galán', para finalizar con 'Asturias patria querida'.

A continuación, el centenar largo de romeros se enfrentó a la degustación de seis paellas, de veinte raciones cada una, que habían elaborado Míriam Pérez, Gero Cerezo, Mariano Gil, Víctor Castañón, Andrés Díaz y el dúo formado por Íñigo Álvarez y Tato Préstamo. A decir de los comensales, todas estaban «exquisitas y apetitosas». La elaborada por Víctor Castañón, de inspiración valenciana, llevaba como ingredientes alcachofa, garrofón, judías verdes y bajoqueta, pollo, conejo, costilla de cerdo, arroz bomba y ramas de romero. La confeccionada por Mariano Gil era de sello salmantino, de la localidad de Miranda del Castañar, y la preparó con pollo, magro de cerdo, salchicha fresca, chorizo, guisantes, aceitunas, salsa de tomate, azafrán y fumet de carne. También se repartieron tortos de maíz, acompañados con huevos fritos, picadillo y queso de Cabrales. Y no faltó el arroz con leche.

Entrada la tarde, tras el obligado reposo, actuaron dos jóvenes llaniscos que van camino de convertirse en figuras de la tonada: Celia Noriega Fernández y el intrépido Néstor Díaz Quintana. Lo hicieron acompañados a la gaita por Jesús Noriega 'Chuchi'. Y al llegar la noche, sin que nadie hubiera abandonado la pradería de San Patricio, se sirvieron humeantes tazas de chocolate elaborado por Ramón Fernández García 'Ramonín'.