«En la Faustino había residentes con deudas de más de 100.000 euros»

Enrique Riestra, primero por la izquierda, durante la reunión del patronato de la Faustino Sobrino, este miércoles. /  NEL ACEBAL
Enrique Riestra, primero por la izquierda, durante la reunión del patronato de la Faustino Sobrino, este miércoles. / NEL ACEBAL

El alcalde y presidente del patronato, Enrique Riestra, defiende la gestión del gerente, que «propició la pervivencia» de la fundación llanisca

L. RAMOS

El alcalde llanisco y presidente del patronato de la Fundación Faustino Sobrino, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes), recalcó ayer cómo la gestión llevada a cabo por el gerente, Daniel Marcilla, «propició la supervivencia» de una entidad que, de seguir la tendencia de los últimos años, estaba condenada a desaparecer. El regidor salía así en defensa del trabajo llevado a cabo por el gestor, que este mismo miércoles era despedido de su puesto con los votos a favor de Foro, PP y la representante del Principado, siendo Riestra el único que se mostró partidario de su continuidad.

Una continuidad que, a su parecer, «era la única opción razonable». «La labor de gerencia está sobradamente cumplida y más allá de poder compartir o no ciertos aspectos, la labor encomendada era clara y los resultados son absolutamente satisfactorios», insistió Riestra. Recordó cómo a su llegada Marcilla se encontró con una fundación que encadenaba años y años con unas pérdidas medias anuales de 350.000 euros y logró revertir la situación hasta el punto de que ya en 2018 el resultado de explotación fue positivo. Se cumplía así, destacó, el «único» objetivo que se propuso cuando accedió a la presidencia de la Faustino, y que no era otro que «reflotar este patrimonio de todos los llaniscos que nos estaba siendo robado».

Para ilustrar la «gestión nefasta» que llevaron a cabo los anteriores patronos y por la que «deben pedir perdón a los vecinos», el alcalde señaló cómo en el centro «había residentes que no pagaban sin tener la más mínima razón para ello», llegando incluso en algunos casos a deber «más de 100.000 euros». El gerente logró que quienes tienen recursos «paguen como todo hijo de vecino», facilitando el ingreso a través del ERA a quienes carecen de dinero. También se acabó, continuó, con los sobrecostes de «hasta el 300% y 400%» que se estaban pagando a algunos proveedores y se puso orden en los horarios del personal, pues antes «se trabajaba aproximadamente un 25% menos de la jornada laboral contratada».

«Los anteriores patronos deberían pedir perdón a los llaniscos por su gestión nefasta»

Durante el año y medio que pasó al frente de la entidad, indicó Riestra, el gerente no solo logró «dar un vuelco a las cifras», también dotó a la residencia de una serie de mejoras, como el incremento del número de actividades, la mejora de la alimentación y el mantenimiento de las instalaciones.

Todos los grupos políticos

Fue por todo esto, insistió el alcalde, por lo que tanto él como su agrupación consideraron que Daniel Marcilla debería continuar en la gerencia, si bien el resto de patronos no se mostró de acuerdo. «La votación fue plural y democrática», señaló Riestra, y aseveró que «no hay cismas». Además, durante la reunión del miércoles, anunció, el patronato aprobó por unanimidad su propuesta de que todos los grupos políticos que salgan de las urnas estén representados en el mismo. «De esta forma, entiendo que la Fundación Faustino Sobrino puede estar a salvo de futuros 'descontroles' como ocurrió en el pasado», apostilló.