La feria caballar de Posada bate récord de participación en todas sus pruebas

Uno de los participantes logra 'cazar' una cinta en Posada. / N. ACEBAL
Uno de los participantes logra 'cazar' una cinta en Posada. / N. ACEBAL

La competición con más jinetes fue la carrera de cintas de la tarde, con 25 monturas, seguida de la de destreza, con 23

L. RAMOS LLANES.

La pasión por los caballos invadió durante la jornada de ayer Posada de Llanes. La localidad acogió, por decimoctavo año, su Feria del Pilar, dedicada a los equinos y el mundo que les rodea. La finca de la Rectoral, emplazada frente al cuartel de la Guardia Civil, comenzaba a recibir a los primeros animales y aficionados bien temprano en la mañana, en una animada feria en la que suelen destacar más la curiosidad y las primeras tomas de contacto que las ventas. Y es que el plato fuerte de esta cita que organiza anualmente el Ayuntamiento de Llanes con la colaboración de la Comisión de Festejos de San José son las diferentes pruebas que se disputan, siempre a lomos de un caballo.

La primera de las competiciones, el XVII Concurso de Destreza Equina, comenzó a partir de las once y media. En la misma, que batió su récord de participación con 23 jinetes y sus respectivas monturas, se proclamaba campeón el cangués 'Castrín', seguido por Marco y 'Chemari'. Le siguió, pasado el mediodía, una exhibición a cargo de varios amantes de los caballos y fieles a la fiesta llanisca, alguno de ellos llegado desde lugares como Avilés.

La fiesta continuaba a las tres de la tarde, una vez repuestas las energías pinchando y tomando algo en los establecimientos de la zona. Llegó entonces la hora de la principal novedad de la presente edición de la Feria del Pilar de Posada de Llanes: el primer Concurso de Arrastre de Peso con Caballos, en el que participaron animales de Asturias y Cantabria. Finalmente, el vencedor fue Jorge Raúl, quien logró que su caballo arrastrase un peso de 509 kilos. Le siguieron José 'el de Barru' y Quini del Valle. Hubo, además, una asistente a la feria que logró que su animal arrastrase 675 kilos, aunque fuera de concurso.

Finalmente, pasadas las cinco de la tarde daba comienzo la prueba más multitudinaria del evento, la XVIII Carrera de Cintas a Caballo, en la que se enfrentaron 25 jinetes que, a lomos de sus corceles, trataron de enganchar con una varilla alguna de las cintas que pendían de un cable horizontal. Se proclamó vencedor 'Cuco', mientras 'Castrín' se llevó la plata y Raúl Palomo se quedó con el bronce.

 

Fotos

Vídeos