El Gamonéu del Puertu a un precio récord: 45 euros el kilo

El Gamonéu del Puertu llegó a venderse a 45 euros el kilo./
El Gamonéu del Puertu llegó a venderse a 45 euros el kilo.

El incremento en los ataques del lobo y el aumento de matorrales en los pastos complican cada vez más la producción, explican los elaboradores

LUCÍA RAMOSCANGAS DE ONÍS.

Los quesos asturianos, y especialmente los elaborados en los Picos de Europa, gozan cada vez de más popularidad. Sin embargo, son tiempos difíciles para los guardianes de uno de los manjares más antiguos del espacio protegido, el Gamonéu del Puertu. La presión del lobo sobre sus rebaños, denuncian los elaboradores, es cada vez mayor, y el aumento de matorrales en los pastos no hace sino empeorar su situación. Así las cosas, los cuatro queseros que aún quedan en activo en los puertos tomaron la determinación de subir el precio de un producto que cuesta más elaborar, pero cuya demanda no deja de crecer.

Un incremento de hasta cinco euros por kilo, alcanzando los 45, que ya pudieron comprobar quienes ayer se acercaron hasta la capital canguesa para asistir al 79 Concurso Exposición de Quesos de los Picos de Europa. «No nos quedó más remedio que subir el precio, pues cada vez se nos hace más complicado producir», explicaba la veterana elaboradora del Puertu Covadonga Fernández, de Gumartini. Eso sí, aseveró, «nadie se quejó, pues la gente a la que le gusta nuestro queso sabe de sobra todo el trabajo y sacrificio que tiene detrás».

Y buena muestra de ello fue el hecho de que de los más de 350 kilos de producto que bajaron entre los tres queseros de esta variedad apenas quedaba rastro al finalizar el certamen. El primero en agotar sus existencias fue el elaborador más joven, José Luis Alonso, de la Quesería Uberdón. Fue también él quien se proclamó vencedor del concurso, seguido de Enrique Remis y Covadonga Fernández.

En la otra variedad de Gamonéu, la del Valle, que finalmente contó con siete expositores que pusieron a la venta casi seiscientos kilos, el vencedor fue Alberto Martínez, de la Quesería Priena. En su caso, explicó, «el mayor problema lo plantea el fraude, aquellos quesos que se venden como Gamonéu sin serlo». Y es que, agregó, son muchos años y mucho esfuerzo los que él y sus compañeros de la DOP llevan empleados hasta alcanzar «una calidad óptima como la que tenemos en la actualidad». En segundo lugar quedó L'Arbeyal S. L. y en tercero, Sobrecueva. El precio de venta se mantuvo entre los 28 y los 35 euros el kilo.

En una situación parecida a la de los elaboradores de Gamonéu del Puertu se encuentran los de otra de las enseñas queseras de Picos, el Cabrales. «Pasan los años y siguen sin tomar medidas contra el lobo», criticaba la presidenta del Consejo Regulador de la DOP, Jéssica López. Y lamentaba cómo a los obstáculos a los que ella y sus colegas tienen que hacer frente en su día a día se suman ahora los aranceles de Estados Unidos, adonde todos los años exportan gran cantidad de queso. «Aún no tenemos calculado el impacto que puede suponer, pero es otro problema más al que hacer frente», lamentó. Eso sí, lejos de amedrentarse, los elaboradores trabajan con la intención de mejorar los datos de producción del pasado año.

Fue precisamente la quesería de Jéssica López, Maín, la que se hizo ayer con el oro en el certamen, seguida por Ángel Díaz Herrero y Valfríu. El queso se vendió a 22 euros el kilo, 35 en el caso de los reserva.

A la cita acudieron también los tres elaboradores de la IGP de Los Beyos, con unos 160 kilos de producto que pusieron a la venta a entre 12 y 18 euros el kilo. La Collada fue, un año más, la quesería ganadora, seguida por Carlos Calleja y Picu'l Sella.

No faltaron a la cita los queseros cántabros, con sus especialidades de Picón de Bejes-Tresviso y los Quesucos de Liébana. En la primera categoría la victoria fue para Alles, con La Brañuca en segundo puesto y Javier Campo tercero. En el caso de los Quesucos, el oro fue para Peña Sagra y la plata para Peñalón.

En total, ayer se pusieron a la venta casi 2.200 kilos de quesos elaborados todos ellos en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa. Como cada año, desde Madrid llegó el parragués Vicente Somoano junto a su familia. «No nos lo perdemos, porque la calidad de nuestros quesos es de lo mejor que hay», aseveró. Algo con lo que se mostró de acuerdo la llanisca de Cue Covi Pérez. «Nosotros siempre venimos para comprar Gamonéu del Puertu y Cabrales», explicó.