La ganadería mira a la Unión Europea para atajar el conflicto del lobo

José María Castilla, Oana Neagu, Mario Sáenz de Buruaga y Geli González en Cangas de Onís. /  XUAN CUETO
José María Castilla, Oana Neagu, Mario Sáenz de Buruaga y Geli González en Cangas de Onís. / XUAN CUETO

El lobby agroganadero en Bruselas recuerda que la problemática es común y apela a la prevención de daños y a los convenios con entidades bancarias

G. POMARADA CANGAS DE ONÍS.

En el Día de Europa, los ganaderos de la comarca se adentraron en la realidad de sus colegas en países de la Unión y las respuestas que caben desde las instituciones europeas al conflicto del lobo. Lo hicieron de la mano de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) e integrantes del lobby agroganadero en Bruselas, como Oana Neagu, que recordó cómo el problema de los ataques de la fauna salvaje se extiende también por Francia, Italia, Alemania, Rumanía o Croacia. «No podemos continuar utilizando fondos europeos para pagar daños», señaló la también directora del Comité de Organizaciones Profesionales Agrarias Europeas. La apuesta, abundó José María Castilla Baró, director de la oficina de Asaja Bruselas, va encaminada a la prevención y a explorar herramientas como los convenios con entidades bancarias, para «una vez tener la resolución, cobrar de forma inmediata». Asimismo, Castilla apostó por contemplar en las compensaciones daños asociados, como «el estrés o los abortos» de las reses. «Si el lobo ataca, el animal se resiente y ese impacto no se está pagando», recordó.

En la sesión, celebrada en la finca Villa María de Cangas de Onís, participó también el biólogo Mario Saénz de Buruaga, uno de los autores del censo de lobos en España. En el conjunto del país están contabilizadas 297 manadas, 37 de ellas en Asturias, explicó ante los más de setenta ganaderos y políticos asistentes. «El estado de conservación del lobo es en general bueno, la población ha crecido un 20% en los últimos diez o doce años», sostuvo, de ahí el rechazo a la tesis conservacionista del «peligro de extinción». «El mundo de la conservación no puede ponerse de perfil» ante los ataques, dijo. Respecto a las soluciones, el biólogo recordó que son múltiples, desde los controles poblacionales al uso de mastines.

Por su parte, la diputada regional de Foro Carmen Fernández indicó antes del acto que la postura de su partido pasa por hacer del cánido una especie cinegética. «No queremos matar más lobos de los que sean necesarios», señaló la forista, que destacó también el papel de los cazadores en la «conservación del medio ambiente».