Gastronomía y pesca para despedir a la Virgen de Guía

Participantes en el concurso de pesca celebrado en el muelle. /  LLACA
Participantes en el concurso de pesca celebrado en el muelle. / LLACA

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Las Fiestas de Nuestra Señora Virgen de Guía de Ribadesella se clausuraron este lunes con una jornada dedicada a los niños y los jubilados. La patrona de los pescadores locales regresaba el domingo a su ermita, en la cumbre del Monte Corberu, y ayer fueron los jubilados de la mar quienes la honraron con una misa cantada por el Coro Manín de Lastres y una comida-baile en el Gran Hotel del Sella a la que acudieron alrededor de 150 personas. Todos ellos se llevaron un reloj de regalo, «un recuerdo para que lo tengan mientras vivan», con motivo del 25 Aniversario de la asociación. Además, el Club Virgen de Guía rindió homenaje al matrimonio integrado por Laurentino y Carmen Quesada.

En paralelo, durante la tarde en el muelle, se celebró el tradicional Concurso de Pesca Infantil organizado por la Cofradía de Pescadores. El ganador fue Álex, el único de los participantes que consiguió una pieza, una anguila de buen tamaño. Como premio, una caña y un esguileru. El resto de premios se sortearon entre una docena de participantes. Como maestros de ceremonia ejercieron Garuña y Juanín Lastra. La tarde continuó con juegos infantiles como carreras de sacos y huevos en cuchara o el concurso de la manzana. Para terminar hubo chocolatada para todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos