La escalada de la Guardia Civil para rescatar a una cabra atrapada en un talud en Arriondas

El animal quedó enganchado en una malla de la carretera y los agentes tuvieron que escalar para liberarla

GLORIA POMARADA

Acostumbrados a rescates en alta montaña, en condiciones adversas y con vidas que penden de sus manos, los efectivos del Greim de Cangas de Onís se han enfrentado esta tarde a un misión bien distinta. El sujeto en peligro no era otro que una cabra, enriscada en una ladera de las inmediaciones de El Portazgo, a la salida de Arriondas en dirección Cangas de Onís. Fueron las personas que transitaban por la N-625 quienes comenzaron, sobre las 16.30 horas, a dar alerta de la presencia del animal en el mallado de seguridad de la carretera, al que se había quedado enganchada. Hasta la zona se trasladó en un primer momento el Seprona, que una vez comprobado el imposible el acceso al talud dio aviso a sus compañeros del Greim. Los agentes escalaron al lugar donde se encontraba la cabra y consiguieron soltarla del mallado para proceder a su liberación. Mientras tanto, a sus pies, el tráfico era controlado por más efectivos para garantizar la seguridad de los vehículos.

La peculiar operación de rescate suscitó gran expectación en la zona, de importante tránsito por unir en coche y a pie las villas de Cangas y Arriondas. De hecho, fueron muchos los que, móvil en mano, se encargaron de documentar un rescate animal que acabó con final feliz para la res extraviada.