La Guardia Civil investiga los destrozos del Camín Encantáu de Llanes

Al Busgosu le mutilaron un brazo, aparentemente con un hachu.
/E. C.
Al Busgosu le mutilaron un brazo, aparentemente con un hachu. / E. C.

L. RAMOS LLANES.

Tratar de dar con la persona o personas que se dedican a destrozar las esculturas y paneles explicativos del Camín Encantáu, en Llanes. Es el objetivo que se han propuesto desde la asociación que promovió la creación de esta ruta que se adentra en el valle de Ardisana hace más de una década y el Ayuntamiento. Los primeros cursaron el pasado martes denuncia ante la Guardia Civil, que ya se encuentra investigando lo sucedido con la intención de hallar pistas que puedan conducir hasta los vándalos.

Tanto miembros de la citada asociación como la concejala de Cultura, Marisa Elviro (Vecinos por Llanes), manifestaban ayer su «más enérgica condena» a este tipo de sucesos que no hacen sino perjudicar a todos los llaniscos. «No hace tanto se gastó un buen dinero en restaurar las figuras que estaban mal», lamentó y confió en que «se pueda dar con los autores para que, al menos, paguen por lo que han hecho». Desde el Consistorio, indicó, ya se pusieron manos a la obra para iniciar el procedimiento correspondiente para llevar a cabo la restauración de la escultura «en el plazo más breve posible». En esta ocasión fue el Busgosu el personaje afectado, que fue arrancado de su base y mutilado, así como el panel explicativo de la Cruz de los Garabiales.

El Camín Encantáu fue inaugurado en 2007 y desde entonces cada año recibe a «miles» de visitantes debido a lo bello de los paisajes y pueblos que recorre y a las originales figuras que lo adornan. Desde L'Ablanosa llevan tiempo intentando que los dos últimos kilómetros de la ruta no vayan por la carretera para evitar posibles accidentes. «Puede hacerse una senda paralela o junto al río», proponen.