Un hombre afronta cinco años de cárcel por prender fuego a su pareja en Cangas

La mujer tardó 271 días en recuperarse de las quemaduras, que afectaron a un 26% de su cuerpo y por las que aún padece secuelas

G. P.CANGAS DE ONÍS.

Cinco años de cárcel, la prohibición de acercarse a una distancia no inferior a quinientos metros durante ocho años y una indemnización de 115.000 euros por las lesiones sufridas y secuelas padecidas. Esa es la pena a la que se enfrenta el acusado de rociar a su pareja con alcohol y prenderle fuego en Cangas de Onís. Los hechos se remontan a la madrugada del 13 de mayo de 2016, cuando ambos se encontraban en el establecimiento hostelero que regentaba el acusado, en la carretera AS-114 de Narciandi a Cangas. Según el escrito de acusación de Fiscalía, el hombre habría cogido «de repente» una garrafa de alcohol y rociado su contenido sobre la mujer, a la que prendió fuego a continuación «causándole gravísimas quemaduras en abdomen, cara anterior y media de ambos muslos, y región inferior de zonas glúteas». En un primer momento, la mujer fue atendida en el Hospital Grande Covián de Arriondas, a donde fue trasladada por el propio acusado. No obstante, la gravedad de las lesiones obligó a su posterior derivación al HUCA y, a continuación, al Hospital de La Paz en Madrid. La mujer tardó en recuperarse un total de 271 días, ya que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en manos, abdomen y miembros superiores e inferiores, con un total de un 26% de superficie corporal afectada. Requirió asimismo, continúa el ministerio fiscal, un «tratamiento médico y quirúrgico consistente en desbridamento de quemaduras y cobertura con aloinjertos y autoinjertos». Fruto de ese episodio, la víctima padece secuelas «con perjuicio estético importante, dada la existencia de una extensa zona postquemadura», indican.

Pago al Sespa

Por todo ello, la Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones con el agravante de parentesco, pues mantenían una relación sentimental desde hacía un año aproximadamente, sin convivencia. A los mencionados cinco años de prisión, indemnización económica y orden de alejamiento y comunicación, suma el ministerio fiscal la petición de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como abonar al Sespa la cantidad que se acredite por los gastos de asistencia sanitaria prestada, más los intereses legales correspondientes.

La vista tendrá lugar esta misma mañana, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo.