Dos heridos en una pelea con palas de dientes y un hacha en Llanes

Restos de sangre en el lugar donde tuvo lugar la reyerta. / E. C.
Restos de sangre en el lugar donde tuvo lugar la reyerta. / E. C.

El suceso, en el que se enfrentaron cuatro varones de dos familias diferentes, tuvo lugar en la tarde del miércoles

L. RAMOSLLANES.

Una violenta pelea entre miembros de dos familias llaniscas sorprendía a última hora de la tarde del miércoles a quienes se encontraban en el entorno del parque de Posada Herrera, en la capital del concejo. En el enfrentamiento se vieron involucrados cuatro varones, dos de ellos vecinos de la villa y los otros dos procedentes de la cercana localidad de Poo y, según manifestaron diversos testigos, algunos de ellos llegaron a empuñar varas, palas de dientes, e incluso un hacha. Como resultado de la reyerta resultaron heridos los dos vecinos de Llanes y, de hecho, ayer todavía quedaban en la zona vestigios de lo ocurrido horas antes en forma de un pequeño reguero de gotas de sangre en la avenida de México.

El suceso tuvo lugar pasadas las siete de la tarde cuando, según testigos presenciales, los dos poícos, que iban acompañados de sus parejas, se encontraron con los llaniscos, con quienes mantenían desavenencias personales desde hacía un tiempo. De hecho, esa misma mañana habrían mantenido un enfrentamiento verbal, pero sin llegar a las manos. Al parecer la discusión de la tarde fue más enconada, desatándose finalmente una fuerte pelea que hizo temer lo peor a quienes disfrutaban de las últimas horas de sol en el parque y las terrazas cercanos.

Uno de esos testigos fue quien dio aviso, sobre las siete y media de la tarde, al Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias que, a su vez, alertó a la Guardia Civil y a la Policía Local, personándose rápidamente varias patrullas en la zona. Cuando los agentes llegaron al lugar la reyerta ya había concluido y los dos poícos se habían esfumado. Sí estaban en un establecimiento hostelero cercano sus parejas, a quienes dieron protección los policías locales, mientras los efectivos de la Benemérita atendían a los dos llaniscos, que se encontraban ensangrentados. Tampoco encontraron ningún arma.

Según indicaron fuentes del instituto armado, los dos hombres manifestaron su intención de acudir al centro de salud de la villa para ser atendidos de las lesiones que presentaban, si bien en un primer momento rehusaron interponer denuncia.

Temor a represalias

Además, según pudo saber este diario, en la misma noche del miércoles fue necesario que agentes tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local se desplazasen hasta Poo tras ser requeridos por los otros dos implicados en la pelea. Al parecer, estos solicitaron protección por temor a posibles represalias por parte de los familiares de los dos llaniscos, de etnia gitana, si bien finalmente no hubo nuevos incidentes.

Ayer por la tarde los dos vecinos de la capital que resultaron heridos en la pelea cambiaron de parecer y decidieron presentarse en el cuartel de la Guardia Civil de Llanes para interponer la correspondiente denuncia, lo que motivó la apertura de una investigación.

Más información