El hórreo beyusco renace en Viego

Hórreo beyusco de Viego sometido a rehabilitación. /  A. CASTAÑEDO
Hórreo beyusco de Viego sometido a rehabilitación. / A. CASTAÑEDO

Las construcciones tradicionales del pueblo pongueto, de «más de doscientos años», se están rehabilitando este mes

G. POMARADA BELEÑO.

El patrimonio de la localidad de pongueta de Viego va camino de lucir con el mayor esplendor de los últimos años. Dos de los hórreos beyuscos del pueblo están siendo sometidos este mes a una rehabilitación integral que ha supuesto incluso el desmontaje completo de uno de ellos, el localizado en el barrio de Les Cortes. Los trabajos comenzaron a finales de octubre y corren a cargo de Adrián Castañedo, piloñés experto en la reparación de hórreos y paneras. «Arreglamos la cubierta, los pegoyos, el suelo y los nivelamos», explica. Los trabajos comenzaron por la construcción tradicional de Les Cortes, con un peor estado de conservación. «Estaba cayendo», apunta Castañedo, quien ha culminado ya la intervención en ese hórreo beyusco de «más de doscientos años».

Los esfuerzos se centran ahora en un segundo hórreo, que estará listo antes del 30 de este mes. Ese es el plazo dado por el Principado para finalizar las obras, cofinanciadas con fondos autonómicos. El hecho de que la autorización de las obras haya llegado en pleno otoño ha supuesto que algunos días de tajo hayan coincidido con «bastante mal tiempo» e incluso nieve. La inversión se reparte entre los propietarios, que deben abonar un 35% de la cuantía, y el Gobierno autonómico, que cubre el 65% restante, explica el encargado de la obra.

Los hórreos beyuscos están considerados como los 'hórreos primitivos' por ser previos al tipo asturiano de engüelgos, con cubierta a cuatro aguas y cámara con cureñes verticales. La propia Real Academia de la Historia los define como una «variante arcaizante» del hórreo, lo que les convierte en un patrimonio de especial interés al reflejar la evolución de estas construcciones en Asturias.

Cerca de una veintena de estos graneros ponguetos están catalogados en el Inventario de Patrimonio Cultural desde 2015, lo que les confiere el segundo nivel máximo de protección dentro de la normativa autonómica. Entre sus peculiaridades se encuentra la presencia de cubierta a dos aguas, planta cuadrada o rectangular y una cámara cerrada con tablas horizontales. Los hórreos beyuscos reciben su nombre de la zona pongueta de Los Beyos y fue Guillermo Mañana el primero que empleó el término, en 1988.

 

Fotos

Vídeos