El islote de la ría riosellana aflora con las avenidas

Islote que ayer se pudo ver en la ría del Sella. /  J. GARCÍA
Islote que ayer se pudo ver en la ría del Sella. / J. GARCÍA

JUAN GARCÍA

La riada del mes de enero sigue dejando muestras evidentes de su paso por la villa de Ribadesella. La última se dejaba ver ayer mismo en bajamar. Al tratarse de una de las mareas más vivas del año, con un coeficiente 111, la ría del Sella volvía a mostrar su islote. Este llevaba varios años desaparecido gracias a los dragados ejecutados en 2013 y 2014, pero como desde entonces no se ha vuelto a ejecutar esa tarea, la isla del Sella ha vuelto a crecer. Los sedimentos arrastrados por la riada han colmatado la dársena portuaria dejando su panza a la vista.

La segunda consecuencia de la riada del 24 de enero pasado tiene que ver con la baliza del puerto deportivo de Ribadesella, la que sirve para señalar la escollera de protección de la instalación deportiva. La fuerza del río la ha vuelto a tirar, como ya hizo en marzo de 2018. Así estuvo, en posición horizontal nueve meses, los que tardó el servicio de Puertos del Principado en devolverle la verticalidad. Ese trabajo lo completaron a lo largo del pasado mes de enero, unos días antes de la última avenida. Por suerte, esta vez no tardaron tanto tiempo en intervenir. Lo hicieron ayer mismo.