Un joven rescata a un caballo desbocado en la ría del Sella

Momento en el que el caballo es sacado de la ría del Sella. /
Momento en el que el caballo es sacado de la ría del Sella.

El ejemplar pertenecía a uno de los dos jinetes que se fueron al suelo durante la prueba

J. G. RIBADESELLA.

La última y accidentada carrera de caballos disputada el pasado mediodía en la playa de Ribadesella contó con un inesperado protagonista, un joven que salvó a un caballo desbocado de morir ahogado. El ejemplar en cuestión pertenecía a uno de los dos jinetes que se fueron al suelo sin mayores consecuencias en la última de las carreras. Uno de los caballos fue controlado en el mismo circuito, pero el segundo corrió hacia la punta del arenal de Santa Marina y acabó metido en el agua, en la ría del Sella.

Tan agotado se encontraba que a punto estuvo de morir ahogado en el mismo puerto deportivo riosellano. Su ángel de la guarda fue un joven que se encontraba en la zona y que no dudó en arrojarse al agua para ayudarlo y sacarlo de ese trance. Según algunos testigos, el cuadrúpedo estaba ya con las patas hacia arriba cuando su salvavidas llegó a su altura.

La historia acabó afortunadamente con final feliz, pues el caballo pudo salir del agua, donde se reencontró con el jinete. El suceso generó gran expectación en esa zona del puerto deportivo de Ribadesella, ayer repleta de visitantes y aficionados a las carreras.