Juegos que enseñan a vivir seguros

Fran Rodríguez y los pequeños improvisan una camilla en el patio de El Prial, en Infiesto. /  FOTOS: E. C.
Fran Rodríguez y los pequeños improvisan una camilla en el patio de El Prial, en Infiesto. / FOTOS: E. C.

ENRIQUE CARBALLEIRAINFIESTO.

Los niños que estos días participan en el campamento de verano de la asociación El Prial de Infiesto vivieron ayer una jornada de esas que no se olvidan fácilmente. Un día de conocimiento y entretenimiento, en el que pudieron aprender muchas tareas útiles pero de una forma lúdica y amena, llena de prácticas. Y es que las encargadas del campamento invitaron a participar al responsable de Protección Civil de Piloña, Francisco Rodríguez. El voluntario siempre tiene una respuesta positiva cuando se trata de ayudar a formar a los adultos del futuro para que puedan estar mejor preparados ante cualquier contratiempo.

La actividad dio comienzo pasadas las diez de la mañana. Casi medio centenar de chavales esperaban la llegada de Fran, quien acudió bien provisto de algunos equipos y materiales necesarios para sus explicaciones. El responsable de este grupo de voluntarios se centró en la explicación de la popular maniobra de Heimlich, fundamental para ayudar e, incluso, salvar la vida a aquellos que se han atragantado.

Una buena parte de las enseñanzas se centraron, además, en temas muy veraniegos, como las obligadas visitas a la playa. «Creo que es fundamental que los chavales tengan unos buenos conocimientos sobre los problemas que se pueden encontrar en las playas, porque la prevención es muy importante incluso a estas edades», señaló el responsable de Protección Civil. Así, les habló de los problemas que pueden surgir por picaduras, «por ejemplo, las causadas por las medusas, que están ahora de actualidad y cada vez son más frecuentes, o las del pez escorpión, también muy habituales».

Un capítulo especial que también se incluyó, y que resulta de conocimiento imprescindible cuando se trata de un baño, es el de las hidrocuciones. «Aunque popularmente se las conoce como el corte de digestión, estamos hablando en realidad de la hidrocución, es decir el cambio brusco de temperatura que se produce en el cuerpo cuando nos metemos en el agua fría», explicó Fran Rodríguez. En todos estos casos resulta fundamental entrar al agua poco a poco, «acostumbrándonos a la temperatura».

Entre los consejos que los chavales piloñeses recibieron estuvo el de buscar siempre una playa que cuente con servicio de socorristas. También aprendieron los códigos de las banderas que se colocan en los arenales. Además de las conocidas verde, amarilla y roja, existen las naranjas, «aunque en Asturias no se suelen ver mucho, o aquellas que indican la presencia de medusas».

Tras el apartado playero, los participantes en el campamento de verano de El Prial tuvieron la oportunidad de participar en una yincana, aprender cómo improvisar una camilla con dos palos y una manta y practicar con la manguera de extinción de incendios.

El punto y final también estuvo lleno de diversión, puesto que los niños disfrutaron de un baño, a base de manguera, para aliviar el fuerte calor que ayer inundó el concejo de Piloña.