Limpieza contra reloj en la playa de Ribadesella

Tras más de dos meses de espera, el arenal de Santa Marina debe quedar despejado antes del próximo viernes | La alcaldesa Charo Fernández insiste en que se trata de una «actuación de emergencia» que no debe asumir el Ayuntamiento

Un operario cortando uno de los troncos acumulados en el arenal./Xuan Cueto
Un operario cortando uno de los troncos acumulados en el arenal. / Xuan Cueto
JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Con las primeras luces del día, hacia las ocho de la mañana de ayer, comenzaron las labores de limpieza en el arenal de Santa Marina, en la villa de Ribadesella. Una carroceta con pluma, una pala y un camión fueron las primeras máquinas que llegaron a la punta del arenal para iniciar la primera de las jornadas de trabajo. Al mediodía se les unieron otros dos camiones rígidos con volquete y nueva maquinaria pesada. Un amplio dispositivo técnico cargado de caballos de potencia para limpiar una playa que los días 19 y 20 de abril acogerá uno de los acontecimientos ecuestres más importantes del norte de España, las populares Carreras de Caballos Playa de Ribadesella.

Después de dos meses de incertidumbre sobre el nombre de la Administración que debería hacerse cargo del coste de la operación, al final fue la Secretaría de Estado de Medio Ambiente la que asumió esa responsabilidad. Según la alcaldesa de Ribadesella, Charo Fernández, no podía ser de otra manera, aunque a partir de ahora será el Ayuntamiento quien deba asumir esos costes. «Algo que a nosotros nos parece injusto, algo contra lo que hemos luchado y espero que la nueva corporación municipal luche porque esto se haga igual que en el resto de las comunidades autónomas», afirmó la regidora.

Según Fernández, la limpieza que comenzaba ayer en el arenal de Santa Marina es una «actuación de emergencia» que debe ejecutarse en respuesta a un período de inundaciones al igual que la Confederación Hidrográfica limpia las orillas de los ríos o los servicios de conservación de carreteras quitan la nieve tras un episodio de nevadas. La alcaldesa espera que las administraciones competentes, autonómica y estatal, «reaccionen en algún momento y corrijan una situación que no tiene sentido».

En principio, esta limpieza de la playa de Santa Marina se prolongará hasta el viernes 12. Durante estos días se retirarán las toneladas de madera muerta que el río Sella fue depositando en el arenal riosellano durante las últimas crecidas, en especial la que tuvo lugar a finales del mes del enero pasado.