De la Llana pide investigar al interventor llanisco tras la pérdida de las inversiones

Marián García de la Llana, a la izquierda, y el interventor, junto al alcalde, durante un Pleno. /  NEL ACEBAL
Marián García de la Llana, a la izquierda, y el interventor, junto al alcalde, durante un Pleno. / NEL ACEBAL

Tanto el Principado como Hacienda confirman que el incumplimiento del pago a proveedores se podría haber solucionado con un Pleno frente a lo que defendía el funcionario

LUCÍA RAMOS

Las inversiones financieramente sostenibles de 2018 se podrían haber llevado a cabo sin mayores problemas de haber puesto el interventor municipal su granito de arena. Es lo que explicó ayer por la mañana la teniente de alcalde y concejala de Hacienda, Marián García de la Llana (Foro), durante una comparecencia en el Ayuntamiento llanisco. Anunció también que ya ha solicitado al alcalde, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes) la apertura de un expediente de información reservada para dilucidar si la forma de obrar del alto funcionario puede conllevar responsabilidades disciplinarias al no haberse podido destinar 1,4 millones de euros del remanente de tesorería a una serie de obras en el concejo.

Durante su intervención, la concejala se apoyó en dos informes, del Principado y Hacienda, que, aseveró, dan la razón al equipo de gobierno frente al interventor, indicando que el incumplimiento del pago medio a proveedores que impidió destinar esos ahorros a inversiones se podría haber solventado a tiempo para no perder la oportunidad.

El origen de este nuevo episodio en el 'culebrón' de las tensas relaciones entre el equipo de gobierno y parte del funcionariado municipal que está caracterizando el presente mandato se remonta a principios del pasado julio, cuando el interventor, Gregorio García, puso un reparo al pago de una serie de facturas por valor de unos 300.000 euros que habían quedado sin abonar a finales de 2017 por la falta de crédito.

El proceso que exigía el funcionario era muy largo y hubo que destinar el remanente a pagar deuda«Intentamos por todos los medios que cambiara de parecer, no puede quedar impune», dice la forista

Posteriormente, en octubre, el alto funcionario comunicó al cuatripartito que durante el tercer trimeste de 2018 se había incumplido el pago medio a proveedores debido al impago de las citadas facturas y que, por tanto, no se podrían destinar 1,4 millones de euros procedentes del remanente a inversiones financieramente sostenibles. La solución, indicó, pasaba por llevar a cabo una revisión de oficio de las facturas y enviarlas al Consejo Consultivo para, finalmente, levantar ese reparo en un Pleno y realizar un reconocimiento extrajudicial de crédito para poder pagar la cantidad adeudada a los proveedores.

«Intentamos por todos los medios hacerle cambiar de parecer, pues existía jurisprudencia en el sentido de que no era necesaria esa revisión de oficio que alargaba notablemente el proceso, pero él se reiteró una y otra vez en su postura», explicó ayer Marián García de la Llana. Ante este panorama, la secretaria accidental pidió auxilio a la Dirección General de Administración Local del Principado que el pasado 18 de diciembre remitía un informe al Ayuntamiento -no se hizo llegar a los miembros del equipo de gobierno hasta un mes después- en el que se indica que «no procede tramitar un procedimiento de revisión de oficio para abonar facturas correspondientes a gasto de tracto sucesivo». «Es decir, se podría haber seguido el procedimiento más corto para levantar el reparo en un Pleno y pagar a los proveedores», resumió la concejala.

Pero es que, además, el Ministerio de Hacienda, ante preguntas del alcalde, indicaba recientemente que el Ayuntamiento puede verificar el cumplimiento del pago medio a proveedores en el momento que estime oportuno, y no solo de forma trimestral, «como aseveró una y otra vez el interventor». Esto es, en noviembre se podría haber vuelto a comprobar si se cumplía ese requisito para destinar 1,4 millones a inversiones y no al pago de la deuda.

Así las cosas, la edil de Hacienda indicó que «en defensa de los intereses del Ayuntamiento y de los vecinos de Llanes» se vio obligada a solicitar la incoación del citado expediente, pues tras lo ocurrido «no se pudieron ejecutar unas inversiones que eran por y para los llaniscos y que incluían obras tan importantes como la estación de tratamiento que pretende acabar con el problema del agua en Nueva». «No puede quedar impune», agregó, y aseveró que «es lo peor que tuve que hacer desde que soy concejala».

Durante el Pleno de hoy se procederá a levantar el citado reparo y a aprobar el reconocimiento extrajudicial de crédito para poder pagar una vez a los proveedores y desbloquear la situación».