El PGO de Llanes plantea rebajar a treinta la velocidad en los pueblos

Señalización actual de velocidad máxima en el pueblo llanisco de Celorio. /  NEL ACEBAL
Señalización actual de velocidad máxima en el pueblo llanisco de Celorio. / NEL ACEBAL

La estrategia de movilidad va encaminada a reducir la dependencia del coche mediante rutas peatonales y para bicis coincidentes con el Camino de Santiago

G. POMARADA LLANES.

Los pueblos y el tráfico no gozan de una adecuada convivencia en Llanes según el diagnóstico del Plan General de Ordenación (PGO), que apuesta por un nuevo modelo de movilidad en el que ciclista y peatón adquieren un papel protagonista. Uno de los desajustes «más extremos» que detecta el equipo redactor del plan, aprobado de forma inicial la pasada semana, se encuentra en las travesías de los pueblos, hasta medio centenar distribuidas en tramos de una longitud total de 31 kilómetros. En esos núcleos atravesados por el tráfico se «suele imponer la función de la carretera como vía de paso, en detrimento de la permeabilidad y de otras funciones relacionales y sociales», apunta el documento, que identifica asimismo «condiciones poco adecuadas para las opciones de movilidad activa y sostenible».

Hacia esa meta se orientan precisamente las soluciones propuestas en el apartado de movilidad de la memoria justificativa del plan. Entre ellas figura una «moderación de la velocidad», con «máximos de 50 kilómetros/hora pero preferentemente de 30 kilómetros/hora». Ello supondría, recoge el texto, establecer «tramos de transición de velocidades» en las inmediaciones de los núcleos.

A esta limitación para los vehículos se suman una batería de propuestas en infraestructuras para peatones y ciclistas, así como la ordenación de los aparcamientos, la «consideración» de las paradas del transporte colectivo y la facilidad de acceso a los vehículos «de servicio urbano y de emergencias», emplazadas todas ellas a posteriores «proyectos específicos». No obstante, el plan sí esboza las medidas en materia de movilidad activa a través de una red de itinerarios por todo el concejo llanisco. En las travesías de los pueblos la intención pasa por establecer rutas peatonales «accesibles, cómodas y seguras». Para ello diseñan un esquema basado en la N-634 y extensible a otro tipo de carreteras. A su paso por núcleos rurales, el plan propone construir sendas peatonales de dos metros de ancho y pistas para ciclistas de dos metros y medio, ambas separadas de los coches por un resguardo de seguridad de un metro. De este modo, el ancho de la calzada de los vehículos sería de 3,25 metros en cada carril.

El plan contabiliza medio centenar de travesías que suman 31 kilómetrosNo descarta la construcción de rotondas en los cruces «inseguros»

Por su parte en los tramos fuera de los pueblos se habilitarían sendas de tres metros de ancho paralelas a la calzada para peatones y ciclistas. Ese espacio estaría separado de los coches por un resguardo de seguridad de metro y medio, mientras que la calzada dispondría de 3,25 metros en cada carril.

En cuanto al trazado de la red de itinerarios, el PGO plantea uno principal: un eje este-oeste «coincidente parcialmente con el Camino de Santiago» y que pasaría por las localidades de Nueva, Posada o la propia villa de Llanes. Ese entramado «básico» se completa con conexiones hacia el interior del concejo, partiendo de la propia Posada en paralelo a las AS-115 o entre el entorno del río Purón y Buelna. Sobre esa red «se habrán de articular otros itinerarios de acceso al litoral y a los núcleos rurales del interior», recoge la memoria

A través de esta serie de propuestas el PGO pretende dar solución a lo que apuntan como uno de los principales problemas del concejo: la excesiva dependencia del coche. Las rutas estimularían los desplazamientos activos -peatonales y ciclistas-, posibilitarían los colectivos y harían menos necesario el uso del automóvil privado, confían.

Intersecciones

El de la convivencia entre coches, peatones y ciclistas no es el único problema de la movilidad de Llanes a solucionar. En las carreteras persisten «puntos inseguros» para la circulación, entre los que el PGO sitúa «la carretera AS-263 entre el enlace con la de Barro al oeste de Celorio y el acceso al Punto Limpio de Llanes en el este». Entre ambos puntos, precisa, «se suceden una serie de intersecciones -Ll-11, Ll-8, Ll-9, camino de Celorio, camino de la playa de Portiello- que deben ser tratadas de modo singular». El documento no recoge soluciones concretas, pero sí apunta a «diversas opciones», entre ellas las rotondas.

Más