Llanes reforzará la plantilla de Urbanismo para agilizar las licencias

Urbanizaciones en la zona de La Talá, a las afueras de la villa de Llanes. /  NEL ACEBAL
Urbanizaciones en la zona de La Talá, a las afueras de la villa de Llanes. / NEL ACEBAL

El cuatripartito achaca el «atasco» administrativo a la falta de personal, por lo que plantean analizar las carencias para crear una plantilla estable

G. POMARADALLANES.

Los constructores de Llanes reiteraban esta misma semana una problemática que el Ayuntamiento no esconde: existe una situación de «atasco» en las licencias del área de Urbanismo. Para la Asociación de Empresarios de la Construcción del Oriente (Asecoa), esos retrasos están suponiendo una pérdida en el concejo y sus empresas de proyectos «millonarios», que cifran entre 18 y 20 millones. La edil del ramo, Marián García de la Llana (Foro), dice ser «consciente» de la realidad y recuerda que en las últimas semanas se han reunido con la entidad, con previsión de mantener un nuevo encuentro este mes para abordar de forma conjunta «un problema que preocupa mucho» en el seno del cuatripartito. El motivo de esas demoras en la tramitación de permisos se encuentra para la concejala en las carencias de personal del servicio de Urbanismo, en el que serían necesarias «seis o siete personas más».

En atajar el déficit de plantilla trabaja actualmente el equipo de gobierno, cuya intención pasa por realizar en primer lugar un análisis de las necesidades, explica la concejala. «La propuesta es la de reforzar todos los servicios del Ayuntamiento, ya tuvimos reuniones para crear nuevos puestos dentro de la RPT», indica sobre una tesitura de escasez que afecta especialmente a Urbanismo. De la Llana apunta que el área que encabeza cuenta con dos arquitectos -una con reducción de jornada-, a los que se suma otro de apoyo, pero «sin firma». «Es otro embudo, porque puede informar pero no firmar», lamenta. Existen además «un solo aparejador, que está desbordado», y un técnico de administración general (TAG) de Urbanismo. «Sería necesario un TAG de Patrimonio», diagnostica la concejala, quien considera que la figura de un vigilante urbanístico contribuiría también a «agilizar» los casos.

Entre las complicaciones del departamento que dirige sitúa asimismo las bajas: «Llegamos a estar sin los arquitectos durante cinco meses». Una vez superado el filtro del Consistorio, continúa, la tramitación debe pasar bien a la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado (CUOTA) o a Patrimonio, dependientes del Principado. «Queremos que lo que tenga que ir se informe rápido, porque allí tarda mucho», afirma.

«Serían necesarias seis o siete personas más», dice la concejala Marián García de la LlanaPara la edil, la ausencia de PGO complica la situación al «tener que revisar todo al detalle»

En la pasada legislatura, la vía empleada por el cuatripartito para dar salida a los permisos dependientes de Urbanismo pasaba por los refuerzos puntuales, una solución que no convence a De la Llana. «Son seis meses y no resuelves el problema, la solución pasa por tener las cosas afianzadas y con continuidad», indica sobre las plazas. No obstante, recuerda que el Ayuntamiento se encuentra «muy limitado jurídicamente para contratar».

Al quebradero de cabeza del urbanismo llanisco añade la forista la ausencia de PGO, pues entiende que «la mayor agilidad es tener un plan, porque ahí está todo reglado». Ya desde el pasado mandato, la edil viene apuntando que la falta de documento urbanístico implica que cada caso tenga que ser revisado al detalle, lo que «lleva mucho tiempo».

A la espera del plan

Actualmente, el nuevo planeamiento urbanístico se encuentra en exposición pública, una fase que inicialmente se iba a prolongar durante tres meses pero que este mismo sábado se ampliaba en dos, al detectar el Ayuntamiento errores formales en la documentación expuesta en el Centro de Artesanía de Poo. Una vez finalizada la etapa de las alegaciones, estas deben ser respondidas e incorporadas al plan en caso de considerarse oportunas. El documento resultante deberá pasar entonces de nuevo por el Pleno para su aprobación definitiva y, a continuación, será la CUOTA quien se pronuncie sobre la validez del PGO.