Llanes se suma a los 'puntos lila' y decide en qué fiestas con colectivos de mujeres

Grupos de jóvenes disfrutan de la fiesta nocturna en el centro de la villa de Llanes. /  NEL ACEBAL
Grupos de jóvenes disfrutan de la fiesta nocturna en el centro de la villa de Llanes. / NEL ACEBAL

Ayuntamiento, asociaciones y Policía Local identificarán las de «más riesgo» y colaborarán con «personal especializado»

GLORIA POMARADA LLANES.

El 'punto lila' contra los delitos sexuales anunciado por Ribadesella para la fiesta de las Piraguas no será el único con el que cuente la comarca este verano. Llanes ha sido el segundo ayuntamiento oriental en sumarse a esta medida extendida ya por festivales y consistorios de toda España y que trata de dar atención a las posibles víctimas de abusos o agresiones sexuales en los propios lugares de ocio. En el caso del concejo llanisco, las fiestas concretas que contarán con uno de estos espacios están pendientes de definir con las entidades feministas promotoras de la iniciativa, explica la concejala de Igualdad, Marisa Elviro (Vecinos por Llanes). «Es una idea estupenda», destaca la concejala, quien explica que está prevista una próxima reunión con la Policía Local para «ultimar los detalles». El objetivo pasa así por «coordinarse con las fuerzas de seguridad».

Las fiestas donde se instalarán los 'puntos lila', adelanta, serán aquellas «de más entidad y más riesgo», especialmente las «alejadas de los núcleos». Entre ellas, cita como posibles ejemplos Santa Ana en Naves y La Portilla. Por su parte, las de los bandos en la villa «ya están atendidas por la Policía Local», pero la decisión última será adoptada con las feministas, indica.

Una de las reivindicaciones del colectivo pasa expresamente por dotar a esos 'puntos lila' de personal cualificado, desde psicólogas a educadoras sociales. «El Ayuntamiento les brindará la colaboración que propongan», señala Elviro.

La implicación municipal en la iniciativa genera más dudas en otros concejos como Ribadesella. «Instalamos el punto informativo que puede estar bien para que ninguna mujer sufra agresiones», indica la regidora Charo Fernández (Foro), pero recuerda que el «Ayuntamiento no puede asumir más». Entre las demandas trasladadas desde la asociación de Muyeres Rurales del Oriente figuran también la formación «gratuita y voluntaria» del personal de hostelería y la colocación de «material gráfico visible en los edificios consistoriales durante todas las fiestas» y «cartelería para locales hosteleros». «Si el Principado quiere formar a los hosteleros tienen que ser ellos», sostiene la primera edil riosellana. Insiste, además, en que en la fiesta de las Piraguas «no hay constancia de agresiones de este tipo», por lo que rechaza que se compare el evento con San Fermín.

Por su parte, en Parres -aún no se han reunido con las feministas para cerrar la instalación del 'punto lila'- el alcalde, Emilio García Longo (PSOE), muestra su «mejor disposición» y recuerda la importancia de coordinar la iniciativa con el protocolo ya existente de los cuerpos y fuerzas de seguridad. A ese protocolo se sumará este mismo mes otro específico para actuar en casos de agresión sexual elaborado por el Principado. Este miércoles, la directora del Instituto de la Mujer, Almudena Cueto, señalaba que el documento estará listo antes de que finalice julio.

Apoyo desde Cangas

Aunque no esté afectado directamente por el mayor evento festivo de la comarca, Cangas de Onís es uno de los concejos satélite de las Piraguas. Su alcalde, José Manuel González (PP), señala que su intención es la de «ayudar en la medida de lo posible». Recuerda en este sentido que en los presupuestos aprobados hace una semana se incluye una partida de 4.500 euros destinada a una campaña contra la violencia de género. «Estamos muy sensibilizados», destaca.

Esa misma actitud defienden desde la asociación empresarial canguesa, Incatur, también dispuesta a involucrarse y recibir formación. «Estaría bien formarse en todos los aspectos, para saber distinguir», señala el presidente, José Antonio Sánchez, quien considera que debe existir dentro del local «un responsable para esa tarea». «Si se carga a un trabajador con esa responsabilidad se puede ver comprometido», dice. No obstante, lamenta que las medidas lleguen tarde este verano: «Se debería haber hecho antes, ahora estamos en plena temporada alta».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos