«Llevamos ochocientos años en el puerto de Llanes y no nos van a echar»

El patrón mayor de Llanes y pescadores afectados, ante el puerto deportivo donde les multaron. /  ACEBAL
El patrón mayor de Llanes y pescadores afectados, ante el puerto deportivo donde les multaron. / ACEBAL

Los pescadores critican las sanciones que están recibiendo por resguardar sus naves en la zona deportiva y prometen movilizaciones

L. RAMOS LLANES.

Llueve sobre mojado en el puerto de Llanes. Cuando apenas se ha enfriado la polémica que el año pasado generó la decisión del Principado de verter en la costa llanisca los lodos extraídos del dragado de Bustio, un nuevo «agravio» ha puesto en pie de guerra a los profesionales del concejo. Y es que, según denuncian, están empezando a recibir multas por resguardar sus embarcaciones de la mala mar en la zona deportiva de la infraestructura. Una práctica, aseveran, a la que tienen derecho desde hace años y que se lleva haciendo tradicionalmente para evitar posibles accidentes y averías. Hasta el momento fueron dos los pescadores a los que ya se les notificaron sendas sanciones de trescientos euros, pero en la Cofradía Santa Ana ya recibieron varios avisos y temen que en los próximos días puedan ir llegando nuevas multas.

La primera de las comunicaciones la recibía hace apenas unos días Aurelio Gutiérrez, patrón del 'Nuevo Vendaval de Llanes', por atracar en la madrugada del 8 al 9 de mayo, y ante una previsión de olas de más de cinco metros, en el pantalán de tránsito. «Dijeron que estorbaba e impedía a las embarcaciones deportivas maniobrar, pero no es cierto, ese espacio está preparado para albergar varios barcos y quedaba sitio de sobra», se defendió.

Este mismo miércoles una segunda sanción crispaba aún más los nervios de los profesionales llaniscos. En esta ocasión el destinatario fue Pablo Pérez, armador y patrón del 'Rodiles', a quien se acusa de «no contar con autorización» para atracar su nave en la zona interior de la infraestructura portuaria. «Es falso. Aparte de que estaba en el lugar que nos indicaron para tal fin desde Puertos, tengo permiso, como todas las pequeñas embarcaciones con base en el puerto de Llanes».

Efectivamente, indicaron desde la cofradía, los patrones llaniscos cuentan con un permiso firmado por el director general de Infraestructuras del Principado que les autoriza a resguardar sus barcos en la zona deportiva «cuando lo estimen oportuno». Hay, además, un protocolo en el que se apunta a que se podrán refugiar cuando se esperen olas de cinco o más metros. «Son ellos los primeros que no cumplen, pues ni avisan con la antelación establecida ni cierran la compuerta la mitad de las veces», afearon. Y aseveraron que, si vuelve a venir temporal, volverán a resguardar sus barcos. «Son nuestras herramientas de trabajo, nos costó toda una vida pagarlas y no nos vamos a arriesgar a perderlas, a tener una avería o a exponer a nuestra tripulación a un accidente», recalcaron.

«Lo que está pasando aquí no pasa en ningún otro puerto asturiano», aseveró ayer el patrón mayor, Ángel Batalla, y explicó que a las sanciones por atracar las embarcaciones en la zona deportiva se suman «multas a los coches, aunque tengan permiso para estacionar en el puerto, y también a pescadores por limpiar algún pez para consumo propio en el muelle». «No amarramos en la zona deportiva por capricho, estamos bien en nuestro puerto, pero al estar sin dragar y no contar con la protección necesaria, es muy peligroso», agregó Pablo Pérez, quien aprovechó para volver a solicitar las mejoras que el sector lleva años reclamando.

Tanto él como sus colegas coincidieron en calificar lo que está sucediendo de «persecución» y reclamaron a Puertos «un compromiso para que no vuelva a pasar». Insistieron en su derecho a resguardar sus naves de los temporales y aseveraron que, de no atenderse sus peticiones, están dispuestos a movilizarse. «No nos cuesta nada amarrar todos los barcos en el puerto deportivo durante todo un fin de semana, bloqueando la salida», apuntaron.

«Llevamos ochocientos años en el puerto de Llanes y nadie nos va a echar, si es lo que pretenden», advirtió Ángel Batalla, y Aurelio Gutiérrez apostilló que lo suyo «no es un hobby». «No salimos a pescar como pasatiempo, sino que es nuestro trabajo, nuestro medio de vida», añadió, apuntando a que «precisamente cuando nosotros estamos resguardados por temporal no molestamos, pues no sale nadie a la mar».

Más