Lluvia de yeso en Ribadesella

La fuga afectó tanto a los jardines aledaños al silo de la obra donde se produjo la fuga, como a vehículos, edificios y mobiliario urbano del barrio de El Picu. / FOTOS: JUAN GARCÍA
La fuga afectó tanto a los jardines aledaños al silo de la obra donde se produjo la fuga, como a vehículos, edificios y mobiliario urbano del barrio de El Picu. / FOTOS: JUAN GARCÍA

Un escape de los silos de obra de El Concilio provoca una inusitada 'nevada' de verano | Resultaron afectados una docena de vehículos, así como jardines y edificios ubicados en la calle de El Picu y adyacentes

JUAN GARCÍARIBADESELLA.

Las obras de construcción del nuevo edificio residencial de El Concilio, en la capital de Ribadesella, siguen causando molestias a los vecinos del barrio de El Picu. En su inicio, en julio de 2016, fueron las ensordecedoras excavaciones del terreno las que levantaron la alarma entre lo residentes en los edificios colindantes. Tres años después, una enorme nube de polvo sumía durante la jornada de ayer al barrio en una imagen apocalíptica.

El responsable de este desafortunado incidente fue un escape fortuito que se produjo durante la marcha de los trabajos en uno de los silos de obra de El Concilio, en el que se almacenaban cerca de dieciocho toneladas de yeso.

El llamativo episodio no tuvo mayores consecuencias y, por fortuna, no ocasionó daños personales, pero aunque el escape fue «mínimo», según los responsables de la obra riosellana, espolvoreó de yeso a todo el barrio, cubriendo completamente de blanco jardines, calles, marquesinas, toldos, balcones, ventanas y, sobre todo, los coches que en ese momento estaban estacionados a lo largo de la calle de El Picu. En total, alrededor de una docena de vehículos que, como recompensa, tienen lavado gratis. La empresa constructora ha dejado aviso en el lavadero más cercano para que todos puedan enjabonarlos y aclararlos debidamente.

Limpieza especial

El Ayuntamiento de Ribadesella también procederá a realizar una limpieza especial en el barrio, más que necesaria tras el inesperado suceso. Entretanto, la Policía Local, que mantuvo cortada la calle que da acceso al barrio por motivos de seguridad, se puso en contacto con cada uno de los propietarios de los vehículos afectados para informarles de lo acontecido.