Medio siglo formando profesionales en Llanes

Clase en una de las aulas donde se preparan los administrativos./
Clase en una de las aulas donde se preparan los administrativos.

Se cumplen cincuenta años de la apertura de la Escuela de Aprendizaje Industrial por la que pasaron cientos de alumnosEl centro formativo, hoy incluido en el instituto llanisco, abrió sus puertas en 1969 con 69 alumnos y una inversión de 5,5 millones de pesetas

GUILLERMO F. BUERGO LLANES.

El Instituto de Educación Secundaria (IES) de Llanes celebra hoy los cincuenta años de la llegada de la Formación Profesional a la villa. El centro escolar, llamado entonces Escuela de Aprendizaje Industrial, se inauguró el 25 de noviembre de 1969 y en su primer curso acogió a 69 alumnos de Llanes, Ribadedeva, Peñamellera Baja, Nava y San Vicente de la Barquera. Los actos comenzarán a las 13 horas con una visita a los diferentes departamentos y más tarde tendrán lugar los discursos institucionales. Posteriormente se inaugurará el llamado 'Jardín Aromático', una plantación realizada por los alumnos del Colegio Don Orione, de Posada.

Los primeros movimientos para crear una Escuela de Aprendizaje Industrial en Llanes se produjeron en mayo de 1963, cuando el alcalde, Aurelio Morales Poo, contactó con Félix Rodríguez Madiedo, periodista llanisco afincado en Madrid y buen conocedor de los entresijos políticos en la capital. Tras los primeros acercamientos, el Ayuntamiento de Llanes, en sesión plenaria del 26 de julio de ese año, solicitaba al Ministerio de Educación Nacional la creación de dicha escuela en la villa. El Consistorio se comprometía a aportar un terreno de 6.000 metros cuadrados en el barrio de Canteli y un tercio del presupuesto. Finalmente, la creación del centro era aprobada en el BOE de 3 de marzo de 1964.

En 1966 el arquitecto municipal presentó el proyecto técnico con un presupuesto de 5.449.6134 pesetas y el Ayuntamiento remitió los documentos para la cesión gratuita de los terreno, al tiempo que abría una línea de crédito con un banco para aportar 1.830.784 pesetas. El 16 de diciembre de 1967 se le adjudicaba la obra a la empresa Fernando García Toriello y la inauguración oficial del centro tenía lugar casi dos años después, el 25 de noviembre de 1969. El inmueble constaba de un edificio de planta baja, con un módulo central al que se incorporaba una altura para dos aulas.

Meses antes se había nombrado director de la escuela al llanisco Francisco Noriega Gutiérrez y secretario a Bienvenido Garrote Fontanillo. Se informó de que las especialidades a impartir iban a ser tres: Una del Metal (ajustadores, torneros y fresadores) y dos de Electricidad (instaladores montadores y bobinadores montadores). El director adelantó que los estudios se desarrollarían en tres cursos: uno común y dos de especialidades, y matizó que a los alumnos les quedaban por delante 4.000 horas de enseñanza, 1.600 de prácticas de taller; 1.100 de Ciencias y Técnica; 500 de dibujo industrial; 300 de conferencias; 300 de educación religiosa y cívica y 200 de educación física.

Para matricularse había que cumplir alguno de los siguientes requisitos: certificado de estudios primarios o dos cursos aprobados de bachillerato o un certificado de preaprendizaje. Una vez abierto el plazo se confirmó la presencia de 69 alumnos. La gran mayoría pertenecían a diferentes localidades del concejo de Llanes y del resto había dos de Peñamellera Alta, uno de Ribadedeva, uno de San Vicente de la Barquera y otro de Nava.

El centro fue evolucionando de forma rápida y en 1983 se matricularon 360 alumnos, circunstancia que hizo necesaria la ampliación de la instalación con una nueva nave. La asociación de padres de alumnos se constituyó en 1971 y un año más tarde se incorporó la Familia Administrativa, que otorgaba la titulación de auxiliar administrativo. La rama de Metal fue absorbida por Automovilismo, en las especialidades de Mecánica y Electricidad, y se ponía en marcha la Familia de Peluquería y Estética. Para el curso 1984-1985 se habilitó el proyecto 'Prácticas en Alternancia', por el que los alumnos ampliaban la formación en diferentes centros de trabajo. Y en 1990, desaparecían Electricidad y Peluquería, pero se implantaba Hostelería, conocida más tarde como Cocina y Gastronomía.

Para valorar la importancia que el centro tuvo en la comarca bastaría con reproducir las palabras que con motivo del 40 aniversario dejó escritas el profesor José Antonio Posada Alas: «La implantación de la Formación Profesional en Llanes supone un hito en el ámbito formativo que influyó en el mercado laboral de la comarca y más allá de la misma. Son muchas y muchos los profesionales de la administración, automoción, electricidad, hostelería, metal y peluquería que salieron de sus aulas y talleres».