Los mejores callos del mundo, en Ribadesella

Benjamín Lana, en primer término, junto a sus compañeros del jurado durante la cata de callos en Ribadesella. /  NEL ACEBAL
Benjamín Lana, en primer término, junto a sus compañeros del jurado durante la cata de callos en Ribadesella. / NEL ACEBAL

En el campeonato de Naguar se dieron cita una veintena de elaboraciones, entre las que se impuso la del riojano Palacio Tondón

G. P. RIBADESELLA.

Ribadesella se convirtió ayer en la capital internacional de los callos. El tradicional plato protagonizó por tercer año un campeonato mundial organizado por el restaurante Naguar, que en esta ocasión se celebró en sus instalaciones del hotel Villa Rosario, frente a la playa de Santa Marina. En el evento gastronómico se dieron cita más de una veintena de elaboraciones procedentes de toda España y países como Francia y Portugal. Todas ellas fueron degustadas y valoradas por un jurado del que formó parte Benjamín Lana, presidente de la división de Gastronomía de Vocento, grupo en el que se integra EL COMERCIO. Le acompañaron como jueces Pepe Barrena, Carmen Ordiz, Jaime Uz, Nacho Manzano y Gonzalo Sendín, todos ellos con una «labor muy complicada» dado el nivel de los platos, destacó el cocinero Pedro Martino, impulsor de un campeonato que «va creciendo poco a poco».

En esta tercera edición, la peculiar estatuilla del 'Vaquicerdo de Oro' fue a parar al Hotel Palacio Tondón, de La Rioja. A las peticiones del público de compartir la receta, sus responsables respondieron que la fórmula mágica no es otra que cocinar los callos «con mucho mimo». Por su parte, el segundo puesto de la clasificación registró un empate entre el restaurante madrileño Triciclo y Zalacaín, también de la capital. De todos ellos destacó Martino su «nivelazo» y la riqueza que proporciona que «en cada sitio se hagan de forma diferente, eso es lo bonito». Recordó además que es un «amante» de los callos, que a buen seguro seguirán contando con nuevos campeonatos de la mano de Naguar.