Los montañeros piden el acceso libre a Picos por encima de los 1.800 metros

Grupo de senderistas en Pandébano, en el Parque Nacional de los Picos de Europa. / NEL ACEBAL
Grupo de senderistas en Pandébano, en el Parque Nacional de los Picos de Europa. / NEL ACEBAL

La Fempa presentará una treintena de alegaciones al plan rector, que van desde una nueva zonificación a ampliar las áreas de escalada

GLORIA POMARADA CANGAS DE ONÍS.

Con el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) en exposición pública desde la pasada semana, los agentes implicados en el Parque Nacional de los Picos de Europa comienzan a perfilar sus alegaciones al texto normativo. Es el caso de la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias (Fempa) que en un documento elaborado junto a sus homólogas en Cantabria y Castilla y León propone una treintena de modificaciones para la futura 'Constitución' del Parque. La zonificación que marca el PRUG centra las alegaciones de los montañeros, que apuestan por incluir una nueva delimitación a las cinco existentes de reserva, uso restringido, uso moderado, uso especial y asentamientos tradicionales. La zona a sumar sería la de alta montaña, que se aplicaría en cotas superiores a los 1.800 metros que presenten «un elevado grado de naturalidad y que pueden soportar un cierto nivel de uso público».

Las federaciones consideran además que la zonificación debe ir acompañada de unas cotas de referencia, que en el caso de la zona de uso restringido debería estar por debajo de los 1.800 metros. En esos casos, los montañeros asumen que el tránsito debe estar permitido por senderos, veredas y trochas. Por encima de esa marca, recoge el documento de alegaciones al que ha tenido acceso este periódico, el acceso público sería libre salvo excepciones puntuales.

Asimismo proponen añadir una nueva zona de reserva a las ya contempladas para la vertiente asturiana de los cauces bajos del Río Dobra, Pelabarda, Junjumia, Pomperi y el helero de Jou Negro. Sería la cueva de hielo de Peña Castil, a cerca de 2.200 metros de altitud y que según los expertos pierde volumen desde hace años por la subida de las temperaturas.

Por su parte, para La Forcadona y el Jou Trasllambrión, en la vertiente leonesa, proponen la eliminación de la zona de reserva, que limita el acceso a «fines científicos o de gestión y, en caso necesario, de salvamento, policía y vigilancia ambiental». Para las federaciones de montaña la prohibición de paso supondría «un notable problema de seguridad», pues en La Forcadona «se llega a un paso encajonado obligatorio» en esa zona y en Trasllambrión implicaría «separarse del nevero».

La regulación de la escalada concentra también buena parte de las alegaciones de la Fempa, que instan a los redactores del plan a incluir los motivos y las épocas de restricción. Consideran asimismo que en Tielve, Urdón, Colio, Sotres, Fuente Dé, Peña Maín, Pando y Bobis, canal de Ría, Hoyo y Caín, Moeño, Fresnedo, Porracho y Fresnedo la escalada debe estar permitida «siempre y cuando no existan impedimentos ambientales». Su propuesta se justifica en que ésta práctica deportiva supone «uno de los mayores atractivos para todos los montañeros, tanto españoles como extranjeros, y un gran incentivo económico para la zona». Asimismo solicitan un código de buenas prácticas para los escaladores.

Comité de Deportes

Respecto al papel que debe jugar el nuevo Comité de Deportes de Montaña proponen que su función «no quede solamente en el asesoramiento» y que sus informes sean tenidos en cuenta en la apertura, reparación y repetición de vías de escalada, así como para la celebración de pruebas deportivas. En materia de señalización apuestan por retirar las marcas «no homologadas» y balizar las líneas de alta tensión, mientras que en el capítulo de infraestructuras proponen mejorar las de Ándara y Cabaña Verónica y permitir las construcciones necesarias para el funcionamiento de los refugios. Para los agentes vinculados a esas instalaciones piden además autorización de acceso motorizado, siempre que sea con fines de gestión de las mismas.

En el ámbito de la gobernanza llaman a que en el Patronato estén incluidas las federaciones de montaña de Asturias, Castilla y León y Cantabria, en vez de la española, «ya que son ellas las que tienen territorios dentro del Parque Nacional». En el Parque Nacional de Guadarrama, dicen, esa medida ya se está aplicando. El periodo de presentación de alegaciones al PRUG estará abierto hasta el 1 de mayo.