Música y tradición engalanan la salida del Sella