Nanopartículas para detectar y quemar tumores

Asistentes a una de las conferencias impartidas ayer en el hotel Finca La Mansión de Llanes. / NEL ACEBAL
Asistentes a una de las conferencias impartidas ayer en el hotel Finca La Mansión de Llanes. / NEL ACEBAL

Medio centenar de investigadores abordan en Llanes el potencial de estos materiales para tratar enfermedades | Los alumnos, de dentro y fuera del país, también aprendieron a redactar publicaciones y a presentar de forma oral sus investigaciones

L. RAMOS LLANES.

Son microscópicas, invisibles, insignificantes... pero tremendamente eficaces. Sobre las nanopartículas y su utilidad médica disertan estos días en Llanes medio centenar de investigadores, además de quince profesores, en la Escuela sobre nanopartículas para bioaplicaciones. Un evento organizado por la titular del Departamento de Física de la Universidad de Oviedo Montse Rivas, que sirve de antesala para el X Congreso Internacional de Magnetismo de Partículas Finas que se celebrará en Gijón desde el lunes y hasta el viernes.

Las nanopartículas, explicó Rivas, tienen un tamaño comparable al de las proteínas, así como «unas propiedades únicas» que permiten utilizarlas para resolver todo tipo de problemas, desde medioambientales hasta alimentarios, pasando por los médicos, que fue en lo que se centró la «escuela satélite» celebrada estos días en el hotel Finca La Mansión de Llanes.

Los alumnos, llegados de diversos puntos de España, pero también del extranjero, asistieron a lecciones magistrales en las que se explicó cómo, por ejemplo, se pueden utilizar nanopartículas para «pegarlas» a los tumores, después «agitarlas» y hacer que estos calienten y se calcinen sin afectar a tejidos u órganos circundantes, en lo que se conoce como hipertermia magnética. Asimismo, explicó la organizadora del evento, estas pequeñas partículas han demostrado ser certeros 'misiles' en miniatura, capaces de llevar los fármacos directamente a los tumores, evitando envenenar el resto del organismo, como sucede con terapias más convencionales.

Efectos antimicrobianos

Pero las posibilidades que ofrecen las nanopartículas no terminan aquí, y es que «también mejoran los diagnósticos, pues permiten obtener mejores imágenes y detectar así los tumores cuando aún son muy pequeños y, por tanto, más fáciles de combatir», indicó Montse Rivas. La italiana Nicoletta Ditaranto, de la Universidad de Bari, habló también de sus propiedades antimicriobianas, algo de suma importancia en un momento en el que algunas bacterias comienzan a hacerse resistentes a los antibióticos.

La formación se completó con sendas charlas, a cargo de Ramón Rubio (Universidad de Oviedo) y el editor de revistas científicas Ron Goldfarb, quienes ofrecieron trucos y consejos a los alumnos acerca de cómo hacer presentaciones orales sobre sus trabajos y redactar artículos para publicaciones especializadas.