Nueva de Llanes salta a la novela negra

Alberto Meneses, en la playa llanisca de Cuevas del Mar. /  JUAN LLACA
Alberto Meneses, en la playa llanisca de Cuevas del Mar. / JUAN LLACA

«Pongo al personaje en una situación en la que el pueblo le tiene cierto odio», adelanta el escritor y militar, que creció en la costa llanisca Alberto Meneses se adentra en el género policíaco con su última obra, que sitúa en las playas del concejo

G. POMARADA LLANES.

Una misteriosa muerte en la zona de Nueva de Llanes sumerge a un agente de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en una investigación sobre los oscuros secretos del pueblo. Con esa premisa se adentra el escritor y militar Alberto Meneses (París, 1969) en el género de la novela negra a través de 'Los muertos no se ahogan', una obra enclavada en un escenario por el que hoy se pasean agentes de carne y hueso del mismo cuerpo en busca de asesinos reales. Lejos de establecer paralelismos con el caso de la 'vida real', el autor apela a la inspiración en su infancia y la singularidad de la novela, terminada meses antes de aquel fatídico 16 de agosto, y que huye de los «paisajes sombríos» característicos del género. Su protagonista, un guardia civil suspendido de empleo y sueldo, regresa al pueblo en el que nació para ayudar en la investigación del aparente suicidio de una joven, arrojada al vacío con una única nota dirigida a él. «Pongo al personaje en situación, el pueblo le tiene cierto odio», cuenta Meneses, quien desentraña tan solo que la relación con el territorio y sus habitantes va evolucionando hasta que «se da cuenta que la gente no es tan mala como recordaba».

La inspiración parte de sus propias vivencias en Villanueva de Pría, donde residió durante su niñez. Por las páginas de la novela desfilan aquellos enclaves que marcaron sus primeros años de vida, desde la playa de Cuevas del Mar a San Antonio, pasando por Cobijeru. En el proceso de escritura, reconoce, la memoria se vio ayudada por herramientas como la fotografía y Google Maps, pues su destino en la Unidad Militar de Emergencias le impidió reconstruir escenarios sobre el terreno.

No obstante, Meneses es experto en salvar las dificultades de lo físico a través de la imaginación y así lo ha demostrado desde su incursión en la literatura. Los problemas que cualquier autor novel afronta fueron solventado por este llanisco de adopción mediante las plataformas digitales. Así, publicó sus primeras novelas en Amazon, hasta que se decidió a dar el salto al papel en 2012, de la mano de la misma compañía. Para ello, él mismo se encargó de todo el proceso, desde el diseño de las portadas a la edición de textos.

Con 'Los muertos no se ahogan' no renuncia a publicar a través de una editorial, visto el ritmo de descargas en la web. «Está entre las quince y las treinta más leídas de la categoría de novela policíaca», explica. Por el momento, el 'boom' que vive el género le está deparando unos resultados más halagüeños que la ciencia ficción, en la que se había movido hasta ahora.

De hecho, la idea de Alberto Meneses es escribir una secuela de la obra. «La novela es autoconclusiva, pero ya pienso en una continuación para antes del verano de 2019, pues considero que los personajes dan para ello y meteré más escenarios de Llanes», anuncia.

 

Fotos

Vídeos