Nueva planta una hoguera de 40 metros por La Blanca

Los mozos llevaron a hombros el eucalipto de casi cuarenta metros por las calles de Nueva. /  G. FERNÁNDEZ
Los mozos llevaron a hombros el eucalipto de casi cuarenta metros por las calles de Nueva. / G. FERNÁNDEZ

Más de un centenar de mozas, tres carrozas y banda de gaitas recorrieron las calles de la localidad llaniscaSe repartieron quinientos bollos preñaos y botellas de vino entre los simpatizantes de la fiesta, que continúa hoy con su día grande

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

La localidad llanisca de Nueva celebró ayer la plantación de la hoguera, un eucalipto de cerca de cuarenta metros -39,8 para ser exactos- en honor a la Virgen de la Blanca. El árbol lo habían cortado por la mañana los simpatizantes de la fiesta y su llegada al pueblo fue saludada con la suelta de potentes voladores. La comitiva vespertina salía a las cinco de la tarde de la plaza del Hospital y estaba formada por la banda de gaitas de Corvera, más de un centenar de niñas y mozas vestidas de llanisca, tres carrozas y los riosellanos Álvaro Cueto y Diego Purón, expertos gaitero y tamboritero, respectivamente. Así llegaron al puente sobre el río Ereba, donde se encontraba la hoguera y donde se guardó un respetuoso y emocionante minuto de silencio en memoria de los simpatizantes de La Blanca ya fallecidos.

Con la hoguera al hombro, la primera parada se producía en la plaza de Laverde Ruiz, lugar en el que los jóvenes del bando interpretaron el Xiringüelu, el Quirosanu el Xiringüelu de Naves y un Pericote de cuatro triadas. Una vez que la hoguera miraba al cielo, con las banderas de España y Asturias ondeando en la cima, se repartieron quinientos bollos preñaos y otras tantas botellas de vino entre los socios de la fiesta.

Al llegar la noche se celebró la tradicional procesión nocturna y en el transcurso de la misma Natalia Ruisánchez y Marta Iglesias entonaban varias piezas en honor a la Virgen de la Blanca, que hoy celebra su día grande. Será a partir de las doce y media, con misa cantada por el coro Manín y posterior procesión por las calles del pueblo. No faltarán este año la tradicional salve y una sesión vermú, para proseguir con los festejos durante la tarde con el festival folclórico y, ya por la noche, con la verbena y la chocolatada de fin de fiesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos