Nueva planta una hoguera de 38 metros por El Cristo

La hoguera, en el momento de su llegada al barrio de Triana, a hombros de numerosos porruanos.
/G. F. B.
La hoguera, en el momento de su llegada al barrio de Triana, a hombros de numerosos porruanos. / G. F. B.

En el cabecero del eucalipto se situó el joven Rafael Sánchez, acompañado por Richard Pedrayes, que acudió con un hacha de dos bocas

GUILLERMO FERNÁNDEZLLANES.

Los simpatizantes que en Nueva tiene el Cristo del Amparo iniciaban ayer las fiestas en su honor con el traslado y la plantación de una hoguera de 38 metros que los mozos habían talado por la mañana en la Cuesta de Villahormes.

A las siete de la tarde comenzaba el traslado desde el barrio de la Farmacia hasta Triana, de una parte a otra de la capital del Valle de San Jorge. Abría la comitiva la banda de gaitas Llacín, de la que formaban parte 26 gaiteros y 21 percusionistas, bajo la batuta de Vitor Carbajal. Seguía el monumental eucalipto a hombros, y rodeado por más de un centenar de simpatizantes ataviados de porruano. En lugar cabecero de la hoguera se situó el joven Rafael Sánchez, asistido en algunos momentos por el entusiasta Richard Pedrayes, quien había acudido con un hacha de dos bocas que lleva grabadas en el lomo la iniciales A. P., al haber sido propiedad de su padre: Antonio Pedrayes. Por detrás del árbol aparecían el gaitero Manolín Vela y el tamboritero Gregorio Trespalacios, quienes abrían paso a más de dos centenares de niñas y mozas vestidas de aldeana llanisca.

La hoguera llegó a Triana tras haber realizado dos paradas en lugares estratégicos, antes y después del puente sobre el río Ereba. Una vez en el barrio, mientras las mozas se dejaban el alma en sus cantares, los mozos amarraban tres cuerdas al tronco y con la ayuda de cuatro 'percontios', ponían el eucalipto en posición vertical en apenas quince minutos. Una vez que el trabajo se dio por concluido, llegó el momento del festival folclórico en la pradería anexa a la capilla.

Los más pequeños bailaron el Quirosanu y las jotas de Cadavedo y Leitariegos, mientras que los mayores interpretaban la Flor, el Saltón, la Jotina Asturiana, las jotas del Cuera y Boal, el Xiringüelu de Naves y el Pericote.