«Nunca se pretendió ofender a nadie», dice el responsable del videoclip en la ría de Niembro

Los cámaras tomaron primeros planos de las manos del artista, pero sin filmar las tumbas. / JUAN LLACA
Los cámaras tomaron primeros planos de las manos del artista, pero sin filmar las tumbas. / JUAN LLACA

El párroco de Llanes, molesto porque «nadie pidió permiso para llevar a cabo la grabación» en el cementerio de Barro, propiedad de la Iglesia

L. RAMOS LLANES.

Con «el máximo respeto» y «sin ninguna intención de ofender a nadie». Así es como se llevó a cabo la grabación del nuevo videoclip del cantante Rodrigo Cuevas en la ría de Niembro y el cementerio de Barro, según aseveró el director de la productora responsable, Carlos Navarro. Ante el revuelo y el malestar que las imágenes del rodaje generaron entre muchos llaniscos y asturianos, el productor aseveró que «lo que se pretendía era buscar planos espectaculares, pero sin que en ningún momento salieran ni las tumbas ni los nombres de quienes allí reposan».

El rodaje, insistió, fue «absolutamente respetuoso», así como lo será el resultado final, que pretende contar la historia de un desamor -se trata de una versión del tema 'Pánico en el Edén' de Tino Casal- mediante la representación de un funeral en el que el artista también utilizó una de las esquinas del muro del camposanto, a varios metros sobre la ría, como si de la quilla de un barco se tratara. Asimismo, se tomaron planos de Rodrigo Cuevas, quien se confesó un enamorado del lugar, a bordo de una chalana repleta de flores, con el incomparable marco de la ría de Niembru y el cementerio y la iglesia de fondo.

También desde Foro, partido al que pertenece el concejal de Turismo de Llanes, Iván García, quisieron aclarar ayer que «el artista en ningún momento llevó a cabo ninguna acción que quisiera o pretendiera ser una falta de respeto para el lugar y quienes en él reposan». «De un lado, Rodrigo Cuevas se sentó al borde de una tumba y agitó los brazos sin más, tal y como muestra una de las fotos, en lo que era la toma de un primer plano de las manos para el posterior montaje final del videoclip», explicaron, y agregaron que «en otro momento del rodaje se subió a un tramo del muro perimetral del camposanto y dio unos pasos sobre el mismo». La elección del escenario, apuntaron, la llevaron a cabo entre el cantante y la Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias (Recrea).

«Feligreses escandalizados»

Unas explicaciones que no parecieron convencer a los numerosos feligreses que durante toda la jornada hicieron llegar su sorpresa e indignación por el rodaje en el camposanto al párroco de Llanes, del que depende este espacio. También Florentino Hoyos se mostró contrariado, pues, según indicó a EL COMERCIO, «nadie pidió permiso para llevar a cabo la grabación». «La gente está escandalizada, pues para los vecinos el cementerio es un lugar muy especial, es un sitio que se debe respetar y no se puede hacer algo así sin permiso», agregó.

El videoclip forma parte de un proyecto, 'Asturias Sonora', que Médula Producciones está llevando a cabo como forma de promoción turística para el Principado. La intención es filmar a diez músicos o grupos musicales asturianos en otros tantos lugares icónicos de la región. El resultado final se estrenará a principios del próximo año, en Fitur.

Temas

Llanes
 

Fotos

Vídeos