Pablo Álvarez y el llagar Arbellíu se imponen en los concursos sidreros de Llanes

Participantes en el concurso de escanciadores de San Roque. /  G. F.
Participantes en el concurso de escanciadores de San Roque. / G. F.

Medio centenar de elaboradores y escanciadores participan en el certamen del bando de San Roque

GUILLERMO FERNÁNDEZLLANES.

La sidra fue la protagonista ayer de las actividades del bando llanisco de San Roque. La tarde comenzó en la Plaza de Parres Sobrino con el II Concurso de Sidra Casera, con una veintena de llagares participantes. El ganador, tras la deliberación de un jurado integrado por Javier Garaña, Jacinto Vela, Ricardo del Río y Eduardo Cider; fue Arbellíu, seguido de Peña Llabres, Ni Tarzán y La Aldea.

Una vez finalizada la cita con la mejor sidra casera, fue el turno de demostrar la maestría en el escanciado. En la segunda edición del concurso de San Roque, puntuable para el XXVI Campeonato Oficial de Asturias, participaron 28 escanciadores. El vencedor en la prueba de la villa llanisca fue Pablo Álvarez, de la Ruta del Queso y la Sidra de Asiegu, en Cabrales. Tras él se clasificaron Alejandro Morillo, de Pola de Siero; y Wilkin Aquiles, de Gijón. El mejor local fue Yonatan Somohano, seguido de Abraham López.