Paisanos que hacen concejo

Constante González ayer en Areñes. / NEL ACEBAL
Constante González ayer en Areñes. / NEL ACEBAL

Él es natural de Areñes y fue cartero hasta su jubilación, mientras que ella estuvo al frente durante años de Casa Maruja, en La Marea | Maruja Óvana y Constante González recibirán un homenaje este viernes en Piloña

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Juntos acumulan casi dos siglos de vivencias y trabajo. Los dos han cumplido toda una vida de labor y esfuerzo en dos ocupaciones y sectores bien diferentes. Constante González Espina como cartero y también como hombre de campo, realizando múltiples labores, pero siempre en su pequeña aldea natal de Areñes. Maruja Óvana Lobeto al frente de un conocidísimo establecimiento familiar en La Marea que ha brillado a lo largo de décadas por su excelencia gastronómica. Ambos son los paisanos de Piloña de este 2018.

El viernes, coincidiendo con la celebración del 60 concurso exposición de ganado en Infiesto, tendrá lugar un acto de reconocimiento, una iniciativa del Ayuntamiento con la que se pretende rendir homenaje a la labor vital de aquellos vecinos que han contribuido al progreso y mejora del concejo de Piloña.

Nombrar a Maruja en Piloña es nombrar a toda una institución, un auténtico referente para el buen comer y promoción del municipio. A sus ochenta años, se muestra contenta con este reconocimiento y afirma que su vida gira en torno al bar. En Casa Maruja comenzó ayudando a sus padres cuando era tan solo una niña. Posteriormente quedó como responsable de un negocio que ya funcionaba bajo la tutela de sus abuelos. «Éramos seis hermanos pero yo fui la única que se quedó aquí», señala, destacando la entrega que precisa un negocio de restauración porque «siempre hay que estar pendiente, no voy apenas a ningún evento; es lo que tiene la hostelería, que te debe gustar y hay que atender bien a la clientela». Aunque ya está jubilada desde hace años, aún ofrece algún consejo a su hijo David, que continúa con la tradición familiar elaborando deliciosos platos. Maruja hizo muy populares algunos de ellos y fue ella la que, allá en la primera edición de las Jornadas Gastronómicas de la Caza, creó una receta que alcanzó una enorme repercusión posteriormente: los pimientos rellenos de jabalí.

95 años en el pueblo

Constante González, de 95 años, nació en Areñes y allí sigue residiendo junto a su hermana Isabel. Recuerda sus muchos años de servicio como cartero repartiendo correspondencia en varias localidades. «Comencé a trabajar de cartero a los 27 años y en esa labor estuve hasta la jubilación», explica, recordando que, como buen vecino de un núcleo rural, también tuvo algo de ganado y cuidó de su huerto.

Pese a los años, sigue paseando por el pueblo y se desplaza a Infiesto en algunas ocasiones, como ocurrió ayer mismo, «para solventar un trámite con el seguro». Lo que nunca falta es su parada diaria en el bar de Irene, para encontrarse con algunos vecinos «y tomar algo». Este año está siendo de reconocimientos para Constante, que este pasado mes de agosto ya recibió un diploma por parte de sus vecinos de la asociación Ríu Fontoria de Areñes, por tratarse del socio mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos