El Parque Nacional Picos de Europa cumple un siglo

El Parque Nacional Picos de Europa cumple un siglo

Es heredero del primer Parque Nacional español, el de la Montaña de Covadonga, que se creó en 1918, hace justo un siglo

EUROPA PRESS

Este domingo se celebra el centenario del Parque Nacional Picos de Europa, una joya de la naturaleza, la primera en ser declarada Parque Nacional y que se extiende por las comunidades Cantabria, Castilla y León y Principado de Asturias.

El Parque Nacional de los Picos de Europa es heredero del primer Parque Nacional español, el de la Montaña de Covadonga, que se creó en 1918, hace justo hoy un siglo.

El grado de protección de los Picos de Europa se eleva a la categoría de Parque Nacional por sus valores naturales y etnográficos. El objetivo es preservar la compatibilidad de los usos tradicionales y la conservación de sus valores naturales con el uso público del espacio.

Los ríos Sella, Cares y Deva y la división en tres principales macizos montañosos Occidental, Central y Oriental dan al Parque sus especiales características, con gran diversidad de paisajes.

Cuenta con grandes masas boscosas, pastizales de montaña y roquedos. Esto lleva consigo que posea una gran biodiversidad entre las que se encuentran especies muy características y más amenazadas de la Cordillera Cantábrica.

El paisaje está dominado por tres grandes macizos montañosos entre los que discurren los principales ríos. En los Picos de Europa domina un clima húmedo templado de tipo Atlántico. En la vertiente norte es clima atlántico puro y en la vertiente sur es atlántico-continental.

Respecto a la flora, en el Parque Nacional Picos de Europa se han inventariado unas 1.750 especies de flora vascular, entre las que se encuentran 256 especies endémicas. Predomina el bosque atlántico caducifolio con especies como hayas, pinos silvestres, acebo, orquídeas. Además de bosques con encinas o sabinas.

Su fauna es muy variada, desde invertebrados hasta grandes predadores. Entre las especies de peces destacan la trucha común o el salmón atlántico. En los Picos de Europa existe una variada fauna de anfibios y reptiles como la rana ibérica, así como vertebrados unidos a los ríos, como la nutria o el desmán de los Pirineos.

En sus bosques se pueden observar aves como el urogallo, ejemplares de pito negro y de azor. Y entre los mamíferos, el oso pardo es una de las especies más características, además de carnívoros como el lobo ibérico. Tampoco faltan los ciervos y rebecos, así como especies de pequeños y medianos carnívoros, como el tejón o la gineta.

La superficie total del parque alcanza las 67.455 hectáreas. Es el único que cuenta con población en su interior (20 poblaciones). El importante número de visitantes al Parque Nacional Picos de Europa le sitúan en el segundo lugar del ranking de visitas de la Red de Parques Nacionales.

 

Fotos

Vídeos