Peñamellera Alta solicita la apertura al público de las cuevas de Coimbre y Llonín

Otilia Requejo y José Antonio Roque en su visita de ayer. / E. C.
Otilia Requejo y José Antonio Roque en su visita de ayer. / E. C.

El alcalde visitó las ruinas de San Pedro de Plecín con la directora de Patrimonio, que estudiará mejorar los accesos al templo del siglo XII

JUAN GARCÍA ALLES.

El Ayuntamiento de Peñamellera Alta quiere que el Principado estudie todas las alternativas posibles para abrir al público las dos cuevas con arte parietal localizadas en el concejo, las cavidades de Coimbre y Llonín. El alcalde, José Antonio Roque (Foro), tuvo ocasión de presentarle ayer su propuesta a la directora general de Patrimonio Cultural, Otilia Requejo, con quien visitó enclaves culturales del concejo.

La directora le trasladó que el primer paso pasa por «hacer una serie de estudios para evaluar su estado y valorar si la presencia de público, las visitas, son compatibles con la conservación adecuada de las manifestaciones de arte». En estos momentos, su departamento está llevando a cabo estudios ambientales en todas las cuevas asturianas con arte rupestre declaradas Patrimonio de la Humanidad. Así, una vez se conozcan los resultados de este análisis «se valorará cuáles son las condiciones adecuadas en cada cueva».

En la misma situación se encuentra la cueva de Llonín, cerrada al público por motivos de conservación. Sin embargo, en la riosellana cueva de Tito Bustillo, este año se mantendrá el cupo de visitas de ejercicios anteriores. «Está sometida a los controles habituales y de momento se mantiene el cupo y los horarios establecidos para las visitas», afirmó Requejo. El primer pase es a las 10.15 horas y el último a las 17 horas y la cueva abrirá sus puertas el 1 de marzo y este año las mantendrá abiertas hasta el 3 de noviembre.

Por otro lado, el alcalde de Peñamellera Alta también solicitó a la directora de Patrimonio la mejora del acceso a la iglesia de San Pedro de Plecín, situada a medio kilómetro de Alles y declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

José Antonio Roque quiere consolidar sus ruinas para que puedan ser visitables en cualquier época del año. Ambas administraciones estudiarán la forma de mejorar los aproximadamente cien metros de camino que dan acceso a este templo del siglo XII.

 

Fotos

Vídeos