361 personas optan a una de las seis plazas de monitor de la escuela de 0 a 3 de Infiesto

Obras en el exterior del edificio de Infantil del colegio de Infiesto para albergar el nuevo centro. /  E. C.
Obras en el exterior del edificio de Infantil del colegio de Infiesto para albergar el nuevo centro. / E. C.

El examen tendrá lugar el próximo 18 de diciembre, a las diez de la mañana, en el instituto, mientras que la apertura del nuevo centro se espera en enero

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Un total de 361 aspirantes tomarán parte en el examen para optar a la bolsa de trabajo que dote de personal la nueva escuela de 0 a 3 de Infiesto. De la misma saldrán las personas encargadas de velar por los pequeños, seis si finalmente se cubren todas las unidades. Ante la próxima apertura de este nuevo servicio educativo, el Ayuntamiento trata de acelerar el proceso administrativo para evitar que haya más retrasos.

El Consistorio ha convocado a todos estos aspirantes para la realización del primer ejercicio el próximo martes 18 de diciembre, a las diez de la mañana, en el salón de actos del instituto de Infiesto, ubicado en el paseo de El Sol. Deben acudir provistos de su DNI.

La pasada semana el pleno municipal aprobaba la firma del convenio económico con la Consejería de Educación y Cultura para poder financiar el funcionamiento de la nueva escuela. La cifra que recoge el documento alcanza los 138.445 euros, que serán transferidos a las arcas municipales previa presentación por parte del Consistorio de la documentación pertinente. La subvención se abonará con carácter anticipado, una vez que el secretario del Ayuntamiento certifique la fecha en la que la escuela ha iniciado su funcionamiento. En principio, la cifra indicada se ha calculado teniendo en cuenta que el comienzo de esta actividad tendrá lugar el día 1 de enero de 2019, «por lo que, de iniciarse el funcionamiento en una fecha posterior la cuantía de la ayuda se reducirá proporcionalmente».

Actualmente se están ejecutando las obras definitivas de adecuación en el viejo edificio de Infantil, del colegio de la capital piloñesa, para que pueda acoger este nuevo centro. Estos días se ha comenzado ya a trabajar en el exterior, puesto que será necesaria la construcción de un nuevo acceso independiente del resto del recinto escolar.

Los cálculos de consejería y Ayuntamiento apuntan a que las clases podrían dar comienzo en el próximo mes de enero o, a más tardar, en febrero. Varias decenas de familias del concejo están esperando con ansia el comienzo del funcionamiento de este servicio, puesto que actualmente no existe en el municipio otra instalación que les permita conciliar la vida laboral y la familiar, tras el cierre de la guardería Globos.

 

Fotos

Vídeos