Un 10% de las personas en situación de soledad pueden sufrir enfermedades graves

María Jesús Rodríguez, Iván Alende, Pilar Varela y Laura Gutiérrez, ayer, en la jornada sobre la soledad, en Infiesto. /  XUAN CUETO
María Jesús Rodríguez, Iván Alende, Pilar Varela y Laura Gutiérrez, ayer, en la jornada sobre la soledad, en Infiesto. / XUAN CUETO

La mesa intersectorial de Piloña debate los efectos de una lacra que avanza en las zonas rurales y que requiere de una respuesta «transversal»

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

La despoblación en los núcleos rurales de la comarca oriental asturiana provoca efectos muy negativos sobre los mayores. La soledad no deseada que deben sufrir algunos vecinos por este aislamiento implica que su salud también se deteriore por muy diferentes factores. Algunas estimaciones apuntan a que hasta el 10% de los adultos mayores que padecen esa soledad pueden desarrollar un problema de salud grave asociado a esta situación, hasta en un 70% de los casos. Problemas que se reflejarían tanto en el aspecto psicológico como en el físico.

Toda esta problemática se puso ayer sobre la mesa de debate en Infiesto. Fue en una jornada impulsada por la mesa intersectorial de la salud con la colaboración del Ayuntamiento de Piloña y la Federación de municipios del Principado de Asturias. En la apertura del evento la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, hizo hincapié en la necesidad de seguir trabajando y potenciando las políticas de envejecimiento activo, abordando aquellos aspectos que deben ser mejorados para evitar situaciones comprometidas para los vecinos de estos núcleos rurales y también de las ciudades. La consejera recordó que el Reino Unido había decidido crear «la Secretería de Estado de la Soledad porque se detectaba que había personas que no habían hablado con nadie durante todo un mes y todo debido a los cambios que experimentaba la sociedad». Recordó que «hoy es el Día de Europa y estamos a punto de comenzar una campaña electoral. Haciéndonos la reflexión de qué fortuna tenemos de poder envejecer sanos, el siguiente planteamiento debería ser cómo vivimos ese tiempo que hemos ido conquistando entre todos y que también disfrutamos gracias a nuestro estado de bienestar».

Potenciar esas mejoras sociales, ese envejecimiento activo, es fundamental porque «de lo contrario estaremos perdiendo como sociedad».A la hora de desarrollar este proyecto de envejecimiento activo se debe contar con los ayuntamientos, «cuyo papel es fundamental porque sin ellos no podríamos llegar a todas esas personas que lo necesitan», añadió, recordando igualmente la necesidad de contar siempre con todas las asociaciones e instituciones disponibles tanto en los entornos rurales y urbanos. Pilar Varela señaló igualmente la necesidad de que estos programas desarrollen «políticas transversales, porque estamos hablando de diferentes elementos que afectan a la vida de las personas».

El alcalde de Piloña, Iván Allende, hizo hincapié en la necesidad de mejorar los entornos rurales para tratar de paliar la despoblación, uno de los problemas más graves de Pioña, «un concejo que ha pasado de tener 20.000 habitantes a comienzos del pasado siglo, a poco más de 7.000 en la actualidad». «Todos los recursos y el trabajo que se desarrolla desde la mesa intersectorial son fundamentales para detectar las carencias. Luego estamos las administraciones para recoger todas las recomendaciones y conclusiones y poder llevarlas adelante, mejorando la vida de las personas», afirmó.

Exceso de medicación

Desde la mesa de la salud, la enfermera María Jesús Rodríguez, destacó la existencia de estudios que afirman que la soledad no deseada resulta muy negativa para la salud, favoreciendo cuadros de depresión, ansiedad o frustración. «Incluso se cree que la soledad puede tener una repercusión en la salud como si se fumasen 15 cigarrillos diarios», explicó, advirtiendo de que esta situación también llevaba a los afectados a tomar grandes dosis de medicación, «porque estas personas acuden a las consultas con su problemática y reciben pastillas, tranquilizantes y antidepresivos, lo que ha colocado a Asturias a la cabeza en el consumo de estos medicamentos».

Durante la jornada sobre la soledad también tuvo lugar la presentación de quince rutas para conocer el concejo de Piloña y el proyecto 'Caminando al cole', a cargo de Víctor Alonso, policía local. También intervinieron en el acto el profesor de Psicología de la Universidad de Oviedo, José Antonio Labra; el voluntario de la asociación El Prial, Cándido Díaz; la directora general de Servicios de Proximidad, Lina Menéndez y Luis Alberto Díaz, representante de la mesa de la salud de Piloña.