«Piloña es casi un concejo en venta»

A la jornada sobre despoblación acudieron alcaldes de varios concejos del Oriente. / NEL ACEBAL
A la jornada sobre despoblación acudieron alcaldes de varios concejos del Oriente. / NEL ACEBAL

Nuevos propietarios ocupan los pueblos, abandonados por la población tradicional | Un estudio de El Prial alerta sobre la pérdida de 19 parroquias y 750 habitantes en el municipio en tan solo siete años

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

La jornada en torno a la despoblación en Asturias celebrada ayer en el Centro El Prial de Infiesto se convirtió en una auténtica voz de alarma sobre la situación que atraviesan comarcas como la del Oriente, donde los pequeños núcleos rurales se están convirtiendo en auténticos reflejos fantasmales de un pasado que fue una realidad hasta hace pocos años. Solo en el caso del concejo piloñés, los datos recabados por El Prial durante la elaboración de su estudio 'Pueblos' hablan por sí solos. Y es que entre 2009 y 2016 el municipio perdió casi 750 habitantes, quedándose en 7.311. Una sangría que, año tras año, se repite, amplificada, en el conjunto de la región.

Más, en esos siete años, las 22 parroquias con que contaba Piloña se quedaron en apenas tres. Una reducción, indicó Cándido Díaz, expresidente del colectivo y uno de los voluntarios más activos, que no conllevó un crecimiento de la de Infiesto, que en ese periodo perdió 243 vecinos. Esto viene de la mano, añadió, de la pérdida de explotaciones agrarias y la escasez de nuevas iniciativas empresariales, así como de un envejecimiento «brutal» de la población, residiendo muchos de esos ancianos solos y siendo «insuficientes» los servicios sociales del concejo.

«Piloña es casi un concejo en venta», señala el estudio, ateniéndose a lo que está ocurriendo en muchos núcleos rurales, donde la población tradicional ha dado paso a algunos nuevos vecinos «Hay un importante movimiento de nuevos propietarios que pueden permitirse vivir aquí porque no tienen las necesidades de los que se han tenido que marchar, acuciados por la falta de trabajo, de vida social y de servicios», apuntó Díaz.

En estos últimos años, y fijándose en la estadística que ofrece el estudio, parroquia a parroquia, queda clara la fuerte tendencia a perder población y, especialmente, a que esta población cada vez tiene más edad. Resulta cada vez menos frecuente que los niños vivan en pueblos, se trata de casos prácticamente anecdóticos.

Paralelamente, continuó, se observa que esta tendencia a la pérdida y envejecimiento de la población se agrava en los pueblos más alejados de la capital. De tal forma, que se comprueba que hay más niños en los núcleos rurales que se encuentran más próximos a Infiesto, como ocurre en Cardes. «En esta localidad sí se observa un aumento de la población que se deriva directamente de la proximidad a Infiesto y, por tanto, a los servicios», comentó Díaz.

En el estudio de El Prial se advierte asimismo de que la enseñanza, la escolarización, resulta «fundamental» a la hora de evitar que los pueblos desaparezcan. En los núcleos rurales los niños tienen que desplazarse en bus, en taxi o transportados por sus padres, diariamente. «Es algo que resulta fundamental y que todos debemos tener claro: cuando los niños se desplazan para continuar con sus estudios, los padres los siguen y, por tanto, acaban abandonando el pueblo», advirtió Díaz.

Esta situación es similar a la observada en el concejo de Ponga, aunque la situación en este caso, al tratarse de un municipio de montaña, aún resulta más grave. La pérdida de habitantes también parece fuera de control y en el estudio se destaca que los últimos intentos de desarrollar planes para incentivar la llegada de nuevos vecinos han fracasado. La presencia de niños en estas localidades resulta casi anecdótica.

El foco, en mujeres y jóvenes

A la hora de buscar soluciones tampoco parece que exista demasiada esperanza, al menos a corto plazo. La directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto, intervino para señalar algunos aspectos del Plan Demográfico del Principado, advirtiendo de que los resultados de este tipo de iniciativas pueden tardar años en comenzar a notarse. Resaltó la importancia de que estas medias se centren de forma especial en las mujeres y los jóvenes, ya que pueden representar la revitalización de los núcleos rurales.

El Plan, según señaló Cueto, apuesta por varios ejes de actuación que incluyen la diversificación económica; la igualdad de oportunidades, conciliación y corresponsabilidad para las familias; el envejecimiento; el relevo generacional; la política migratoria; el equilibrio territorial y la adaptación al cambio.

La jornada estaba impulsada por la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (Coceder), que está llevando a cabo durante el presente ejercicio un programa sobre despoblamiento rural que pone el acento en la generación de oportunidades de emprendimiento. En el acto intervino también el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, quien destacó la importancia del Plan Demográfico del Principado para abordar «una problemática que no es nueva». Recalcó que las medidas aisladas no sirven en este caso y que hay que combatir las causas con «un tratamiento integral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos