Los pisos turísticos de Llanes se duplican y alcanzan más de 650 plazas

En el barrio del Cotiello Alto, en la capital llanisca, se ubican algunos pisos turísticos. /  NEL ACEBAL
En el barrio del Cotiello Alto, en la capital llanisca, se ubican algunos pisos turísticos. / NEL ACEBAL

El concejo cuadriplica la oferta de Cangas de Onís o Ribadesella, si bien ese tipo de alojamientos proliferan ya por la comarca oriental

G. POMARADA LLANES.

La oferta de pisos turísticos se dispara en el concejo de Llanes y supera ya al número de establecimientos hoteleros. En apenas un año, entre abril de 2018 y el pasado mes, las viviendas de uso turístico (VUT) inscritas en el registro del Principado pasaron de 101 a 194. La explicación se encuentra tanto en el 'boom' que vive la modalidad de alojar a turistas en viviendas privadas como en la obligatoria acreditación impuesta desde el Principado en agosto de 2016. Desde entonces, el número de VUT ha ido aflorando, si bien las cifras oficiales siguen alejadas de la oferta presente en internet. Al teclear Llanes en portales de alquiler, los resultados superan las trescientas viviendas.

El volumen de VUT alcanzado en el concejo llanisco depara otro dato al alza: las plazas alcanzan las 654 frente a la estimación de 505 de abril del pasado año. No obstante, el número es incluso superior, ya que no de todas las viviendas dadas de alta en el registro consta su capacidad. A la luz de los datos, el concejo llanisco se consolida como el segundo de Asturias con mayor cantidad de pisos turísticos, solo superado por Gijón, donde existen 482. De hecho, Llanes cuenta ya con más pisos turísticos que establecimientos hoteleros, cuya cifra oficial se sitúa en 121 según datos del Principado. Junto con Llanes, Ribadedeva es el único concejo del Oriente en el que las viviendas de uso turístico superan a los hoteles. En ese municipio, la cifra es de veinte frente a diecinueve.

Los grandes números de un fenómeno al alza se concentran en Llanes, si bien las viviendas de ese tipo proliferan por toda la comarca. Cangas de Onís es el segundo concejo del Oriente con más VUT inscritas en el registro autonómico, hasta 49. La cifra duplica el dato oficial de hace un año, cuando se contabilizaban veinte. Las plazas alcanzan así las doscientas. De cerca sigue Ribadesella, con 43 viviendas turísticas y 169 plazas. Hace un año, los pisos declarados eran 31. A la zaga se sitúa otro concejo costero, Colunga, donde las VUT pasan de 13 a 24 y alcanzan las 86 plazas. En el mismo rango superior a la veintena se sitúa el mencionado caso de Ribadedeva, que suma 84 plazas.

Hacia el interior, los datos son más modestos, si bien el crecimiento en el último año ha sido exponencial. En Parres existen diecisiete viviendas turísticas con 72 plazas, frente a las cinco de 2018. Cabrales pasa de las mismas cinco a diez, con 33 plazas. Por su parte, Piloña suma una más y llega a dos. También dos viviendas turísticas constan en Caravia, el mismo número que hace un año. En el resto de concejos no existen VUT registradas, lo que sitúa las cifras globales de la comarca en 361 viviendas turísticas y 1.311 plazas asociadas.

La de las viviendas de uso turístico no es la única modalidad de alquiler de casas privadas existente. A ella se suman las viviendas vacacionales, que se diferencian por el hecho de excluir a los pisos y la obligatoriedad de ser contratadas íntegramente y no por habitaciones. Bajo esa categoría se contabilizan en el Oriente un total de 874 viviendas, de nuevo con Llanes a la cabeza (402). Ese tipo de oferta llega a todos los concejos de la comarca: Cangas (112), Ribadesella (75), Parres (53), Colunga (47), Piloña (45), Cabrales (43), Ribadedeva (39), Peñamellera Baja (16), Onís (13), Ponga (8), Caravia (8), Amieva (7) y Peñamellera Alta (6).

Por su parte, los alojamientos convencionales se sitúan en 425 en el caso de los establecimientos hoteleros y 1.151 en los rurales. Unas cifras que comienzan a acechar las nuevas formas del turismo.