Ponga designará a sus representantes en el parque mediante elecciones

En la mesa Rafael Fernández, Manuel Calvo y Marta Alonso, durante la Junta del Parque. /  XUAN CUETO
En la mesa Rafael Fernández, Manuel Calvo y Marta Alonso, durante la Junta del Parque. / XUAN CUETO

Los candidatos deben estar empadronados, contar con propiedades y realizar actividad económica dentro del espacio protegido

GLORIA POMARADA

El Parque Natural de Ponga abre una nueva etapa, más participativa, en la que los vecinos tendrán «voz y voto». Para ello, a una primavera ya plagada de elecciones los ponguetos deben sumar una cita más con las urnas, la correspondiente a la designación de tres representantes en la Comisión Rectora del espacio protegido. La novedad en ese órgano de gestión -uno de los dos existentes en el seno del Parque además de la Junta- llega para dar cumplimiento a la modificación de la Ley de Espacios Naturales 5/1991 del pasado 2017, impulsada por PP y Foro.

En la práctica, esa revisión de la normativa implicará la convocatoria de una «especie de elecciones» a las que se podrán presentar vecinos del concejo que cumplan tres «criterios generales», explicó ayer el director general de Biodiversidad, Manuel Calvo, que se desplazó a San Juan de Beleño para asistir a la reunión de la Junta del Parque Natural. Esas consideraciones, detalló, serán las de estar empadronados en Ponga, disponer de propiedades en el concejo y realizar alguna actividad socioeconómica. Quienes cumplan los requisitos y deseen postularse como representantes deben presentar sus candidaturas para que el Ayuntamiento establezca un censo electoral. Una vez dados esos pasos y aprobadas las correspondientes resoluciones por el Principado, los vecinos podrán proceder al sufragio, previsiblemente esta primavera, indicó Calvo. El voto de los nuevos miembros de la Comisión Rectora será vinculante y la idea es que cada uno de ellos represente a un sector. «Se trata de dar voz sectorialmente, como representantes de ganaderos, cazadores o empresarios turísticos, para que den cuentas a sus representados», señaló el director general de Biodiversidad. Hasta la fecha, recordó, la participación ciudadana se limitaba al único representante existente en la Junta del Parque.

No obstante, en el Gobierno autonómico sigue sin convencer la duplicidad de órganos de gestión. «La tendencia debería ser a crear un único órgano. Hay titulares de derechos en la Comisión y en la Junta, mientras que en otros parques naturales de otras comunidades autónomas hay un único órgano de gestión», indicó Calvo.

El Ayuntamiento creará un censo electoral y la idea es que los comicios sean esta primavera

Accesos y lobo

Al proceso de elección se suma en estos meses un elemento más de participación: la revisión del Instrumento de Gestión Integrado (IGI) junto a los vecinos, ya que en su aprobación de hace cinco años no se contempló esa fase. Para ello se celebrarán una serie de reuniones en San Juan de Beleño, Viego y Sellaño desde este mismo mes. «Se trata de recoger la opinión de todos y ver qué ideas se pueden incluir o no en el documento», explicó el director del Parque, Rafael Fernández, que adelantó que las observaciones más comunes son aquellas relacionadas con los accesos. Sobre el lobo, dijo, «en el IGI no se va a hacer mucho hincapié porque la especie se gestiona independientemente de que sea Parque».

Crítica a los conservacionistas

Durante la reunión de ayer los integrantes de la Junta repasaron también la memoria de actividades de 2017, así como las inversiones acometidas. De los más de 2 millones destinados al concejo, 233.000 euros procedieron de ayudas vinculadas al Parque Natural, valoró la alcaldesa Marta Alonso (PSOE). La regidora apuntó asimismo al incremento de las aportaciones del Principado respecto a 2016, de un 30% y con las mayores partidas procedentes de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. Entre los proyectos de obras destacó el arreglo de la carretera de Viboli y la celeridad en su tramitación.

Otra infraestructura viaria, la pista de Arcenorio, se coló también en la sesión de trabajo mediante un enfrentamiento entre la propia Alonso y la representación de los conservacionistas. La primera edil defendió el arreglo dada la «peligrosidad» existente y afirmó que no implicó «ningún daño ambiental». «Los ganaderos de Ponga necesitan dignidad para desarrollar su trabajo. Los conservacionistas demuestran el alejamiento que tienen de la zona rural», afeó.

También tuvo críticas Alonso para los ediles de la oposición y el representante de los titulares con derechos afectados, que no acudieron a la reunión de la pasada tarde. «Es una prueba más de su irresponsabilidad, ni van a los plenos ni a la Junta del Parque Natural, pero luego se quejan de que no tienen voz», censuró a los ediles foristas.