Los vecinos de Posada, dispuestos a parar el tren para dar solución a su paso a nivel

La barrera golpeada por un tractor, en el suelo. / M. Á. V.
La barrera golpeada por un tractor, en el suelo. / M. Á. V.

«Si no hay avances en los próximos días, nos manifestaremos y pararemos el tren», advierte el alcalde de la localidad , Miguel Ángel Villaverde

LUCÍA RAMOS LLANES.

Se avecina un otoño movido en Posada de Llanes. La falta de avances en la búsqueda de soluciones a su paso a nivel comienzan a cansar a los vecinos de una localidad que ve cómo todos los veranos su arteria principal, que sirve de nexo entre la costa y el interior del Oriente, se colapsa por culpa de una maltrecha infraestructura que obliga a reducir la velocidad al mínimo para no quedarse sin coche. El alcalde de barrio del lugar, Miguel Ángel Villaverde, ponía ayer voz al sentir de sus paisanos y lanzaba una advertencia: están dispuestos a volver a salir a la calle, e incluso a parar los trenes, si las administraciones y Adif, entidad responsable del paso a nivel, siguen sin escuchar sus peticiones.

El derribo, ayer por la mañana, de una de las barreras que sirven para detener el tráfico rodado cuando va a pasar un convoy fue la gota que colmó el vaso e hizo a Villaverde plantarse. En esta ocasión, reconoció, la culpa no fue de Adif, sino «del conductor del tractor que golpeó la barrera y que, en vez de dar aviso, la enderezó y se marchó. Al rato, ésta cayó y menos mal que no pilló a nadie debajo, porque lo mata», relató, visiblemente irritado con «la irresponsabilidad de la gente». Recordó que no es, ni mucho menos, la primera vez que una de estas barreras cae en Posada. «A veces fue por golpes, pero otras simplemente por el viento, no sé de qué estarán hechas», criticó, e indicó que la primera de las reclamaciones que desde la localidad llanisca llevan tiempo haciendo es la de «contar con un paso a nivel seguro, que no se caiga a cachos».

Villaverde lamentó que la concentración de la pasada Semana Santa, a la que acudieron cerca de cuatrocientas personas, «no sirvió de mucho, parece que desde Adif se ríen de nosotros». Aseveró que en los últimos años tanto él como los vecinos de Posada no han recibido más que «mentiras». «Nos dicen que van a hacer proyectos y no sé cuántas cosas más, pero luego va pasando el tiempo y no cambia nada». Por todo ello, exigió tanto a los responsables del tren como a los representantes políticos «que hablen claro. Que nos digan si se puede o no solucionar el problema del paso a nivel. Pero que no nos mareen más», apostilló.

El alcalde de barrio de Posada también aseveró que en la localidad se sienten «abandonados» por su concejala de zona, Marián García de la Llana. «En tres meses no vino por aquí ni se interesó por nuestros problemas», criticó.

 

Fotos

Vídeos