El Principado retoma el funicular a Covadonga y lo abre a inversión privada

El Principado retoma el funicular a Covadonga y lo abre a inversión privadaGráfico

El proyecto, parado desde hace una década, incluye un remonte desde la finca Les Llanes a la Escolanía y 1.200 aparcamientos nuevos

GLORIA POMARADA COVADONGA.

Una década después de la fecha inicialmente prevista para su apertura, el funicular de Covadonga volvió ayer a perfilarse como solución a los problemas de movilidad del Santuario. Así lo anunciaba el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, tras mantener una reunión en el Real Sitio con el director general de Infraestructuras y Transportes, José María Pertierra; el abad, Adolfo Mariño; y el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro. El proyecto, cuyo estudio de viabilidad ya ha sido encargado, contempla la instalación de un funicular de ladera que discurrirá por un recorrido de 272 metros entre la finca Les Llanes y la Escolanía, tramo con una pendiente del 35% y 90 metros de desnivel. El elevador mecánico tendrá capacidad para 1.200 pasajeros a la hora y el trayecto durará unos tres minutos. Aparejada al funicular está la adecuación de la finca Les Llanes, adquirida por el Principado hace doce años por tres millones de euros, y donde se plantea habilitar 1.200 plazas de aparcamiento.

La intención expresada por Lastra es que, una vez completado el estudio, sea la iniciativa privada quien impulse el proyecto, si bien no descarta la posibilidad de un modelo de colaboración público-privado. No obstante, la primera opción referida por los representantes del Principado fue la de un «procedimiento de concesión» a una empresa privada. De ese modo, el operador costearía la obra -estimada en 12 millones de euros- y recuperaría la inversión efectuada con su explotación.

Con el funicular al Santuario, la consejería trata de dar respuesta a los problemas de estacionamiento y atascos que se generan en la zona. «No digo que sea la solución, pero puede ser una de ellas», dijo el consejero. No fue el del elevador mecánico el único proyecto con el que Lastra se presentó ayer en el Real Sitio, pues desgranó los detalles de la actuación prevista en la explanada. Las obras comenzarán a partir de septiembre, con un plazo de ejecución de tres meses y un presupuesto de 433.277 euros. Con esa cantidad se renovará el pavimento entre la Santa Cueva y la Basílica, 4.732 metros cuadrados divididos en varios sectores: frente al Museo se instalará una capa de aglomerado; losas de piedra caliza hasta la Basílica; piedra 'rojo Covadonga' en la vía sacra y canto rodado en los aparcamientos.

Cesión de la carretera

En la puesta a punto del Santuario se incluye también una adecuación de las áreas de aparcamiento de la AS-262, desde la rotonda del Peregrino. Las obras supondrán una inversión de 60.500 euros. Además, el consejero adelantó la intención de su departamento de transferir el tramo final de esa carretera al Ayuntamiento y al Arzobispado.

Tanto el abad de Covadonga como el alcalde cangués recibieron con agrado la batería de propuestas del Principado. «Llevábamos años solicitando estas mejoras, es un proyecto consensuado que da solución a un problema que todos vemos», destacó González Castro. Por su parte, el abad Mariño expresó su voluntad de participar en la fase de aportaciones que ahora se abre en torno al funicular. «Estamos en el buen camino, haremos nuestras propuestas porque hay cosas que perfilar», dijo.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos