«Proyectos millonarios se están yendo de Llanes por la tardanza en las licencias»

El presidente de la Asociación de Constructores del Oriente (Asecoa) en el puente de Llanes. /  G. P.
El presidente de la Asociación de Constructores del Oriente (Asecoa) en el puente de Llanes. / G. P.

«Los tiempos del 'boom' no van a volver, pero no hacen falta. Para nuestras empresas basta con que salgan las obras metidas en el Ayuntamiento» Carlos Pedrayes Presidente de los empresarios de la construcción del Oriente (Asecoa)

GLORIA POMARADALLANES.

La Asociación de Empresarios de la Construcción del Oriente de Asturias (Asecoa) afronta una nueva etapa con una junta directiva presidida por Carlos Pedrayes (Gijón, 1978), promotor y propietario de negocios de carpintería y decoración. Integrado en Asecoa desde «hace años», recuerda que la suya es una entidad de pequeños y medianos empresarios de un sector azotado primero por la crisis y ahora, a nivel local, por las demoras en la tramitación de licencias en Llanes. Según los cálculos de la asociación, esos retrasos que denuncian afectan a proyectos que suman «entre 18 y 20 millones de euros». La problemática, explica, ya ha sido planteada al cuatripartito con «buena sintonía». «Ahora queremos hechos», avanza.

-Llega en un momento clave, con el PGO de Llanes en exposición pública, ¿qué alegaciones van a presentar?

-Estamos planteándolo con la nueva junta directiva, técnicos y sistema jurídico para defender todo lo que veamos que es razonable. Medidas como la parcela mínima nos gustaría plantearla en 1.000 metros porque en el concejo es imposible irnos a 1.500 ó 2.000. También defender las fincas que creemos que ahora mismo están fuera, intentar que todos los asociados hablen con nosotros para así exponérselo al equipo redactor del plan y a los políticos.

«El PGO tiene en sitios líneas a medida, pero en un plan siempre hay damnificados»«No se tuvo en cuenta a Asecoa en la redacción del plan, no hubo reunión con nosotros»

-Su predecesor, Fernando García Vallado, apuntó a líneas de ese plan que parecían hechas «a medida». ¿Lo comparte?

-En algunas partes y sitios en concreto sí nos parece que hay líneas a medida. Tampoco queremos ir más allá o decir si está enfocado aquí o allá, no nos queremos meter en esa discusión. Un plan hay que trazarlo por algún lado y siempre va a haber algún damnificado.

-¿Qué sentir detecta entre los asociados?

-Nos dicen que va a haber miles de alegaciones, eso está en la calle. Si hay tantísimas es que el plan estaba consensuado con algunas asociaciones, pero con otras no se llegó a acuerdos.

-Asecoa y otros sectores sostienen que no han sido tenidos en cuenta en la redacción, mientras que el cuatripartito defiende que es el plan más abierto a la participación hasta la fecha. ¿En qué quedamos?

-No se tuvo en cuenta a Asecoa. Dijeron que estábamos invitados a reuniones, pero no a una específica con nosotros, constructores y promotores. No se tuvieron en cuenta muchas cosas que ahora la nueva junta va a pedir y defender.

-Se vienen quejando de demoras en la tramitación de licencias en el Ayuntamiento, ¿sigue igual la situación?

-Ese es el gran talón de Aquiles del Ayuntamiento, estamos tardando año y medio o dos años y así es imposible. En ningún ayuntamiento de España pasa, nos pueden decir que están sobrepasados y que no tienen gente suficiente, pero está claro que los grandes damnificados somos nosotros y nuestros trabajadores. Les pedimos solamente rapidez en esas licencias, todos tenemos muchos proyectos esperando de meses o de años en el Ayuntamiento.

-¿Y cómo repercute en la actividad de las empresas?

-Hace años ya pasamos una crisis, que quedamos los que quedamos. Ahora que en realidad no hay esa misma crisis estamos pasando la de las licencias. Tenemos trabajo y demanda, el problema son los papeles, que la gente se asusta y se van de Llanes a otros concejos por el tema de la tardanza.

-Son la asociación de constructores de todo el Oriente, ¿no ven que pase en otros concejos?

-No pasa nada parecido. Tenemos clientes que se fueron a Ribadesella, a Colombres...

-En Ribadesella tampoco está aprobado el PGO, pasa lo mismo en otros muchos concejos. ¿La situación es distinta aun así?

-Es muy distinta, gente que trabaja en los dos ayuntamientos nos dicen que no tiene nada que ver. Estamos hablando de inversiones de proyectos millonarios, que eso repercutiría en Llanes en puestos de trabajo, riqueza para el concejo, que los jóvenes se queden aquí y se asienten.

-Los datos revelan que la venta de vivienda nueva sigue bajando y en 2018 el 96% de las operaciones en el Oriente fueron de segunda mano. ¿Las empresas ya están adaptadas o todavía están en fase de transición después de la crisis?

-Se están adaptando porque ahora muchas de ellas están viviendo de las reformas, pero vamos a lo mismo, también necesitan sus licencias.

-La rehabilitación no genera la misma actividad ni el mismo volumen de negocio que la obra nueva. ¿Volverán esos tiempos previos a la crisis?

-Nunca más van a volver los tiempos del 'boom', pero tampoco hace falta. Para las empresas que nosotros defendemos, que son las de Llanes y concejos limítrofes, sería suficiente que salgan proyectos que están metidos al Ayuntamiento para mantener los trabajadores que tenemos y crear algún puesto de trabajo más.

Llegar a los cien socios

-¿Qué retos afronta la asociación en esta etapa?

-Tenemos setenta asociados, principalmente del concejo de Llanes y también de Ribadesella, y estamos captando más. Queremos llegar a las cien empresas para que se vea que tenemos unión y que necesitamos que se nos haga caso. El mayor reto está en la espera por esas licencias, sabemos que hay muchos proyectos que darían vida a Llanes.

-Alfonso Toribio, director general de Ordenación del Territorio y de Urbanismo del Principado, acaba de presentar su renuncia como vicepresidente de Asecoa. ¿Confían en su ayuda desde Oviedo?

-Su nombramiento fue una gran noticia. Tiene un currículum intachable y una experiencia que para la gente un poco más joven es un apoyo fundamental. Fue uno de los creadores de la asociación y que una persona de su bagaje esté pendiente de Llanes y que tenga su peso en el Principado nos viene súper bien, negarlo sería de ciegos.