Los ramos de los nuevos maestros

Los ramos de los nuevos maestros

Cerca de 200 niñas y mozas de llanisca festejan en Porrúa a los santos Justo y Pastor | En el festival folclórico, además del Xiringüelu de Naves y el Pericote, se bailó la Jota del Cuera, a los pies de la sierra del mismo nombre

GUILLERMO FERNÁNDEZLLANES.

La localidad llanisca de Porrúa homenajeó ayer a los santos Justo y Pastor y el festejo comenzaba con la recogida de tres ramos en el dinámico barrio de La Jorcada. Las dos grandes pirámides de pan artesanal eran una ofrenda de Blanca Haces Tamés y Jaime Santos Blanco por haber aprobado hace un par de meses, ambos, las oposiciones para ejercer como maestros.

Desde el barrio de La Jorcada partió el desfile folclórico en dirección a la iglesia parroquial. Abrían la marcha los hermanos Julián y Conchita Herrero, los gaiteros de Balmori. Por detrás aparecían los tres ramos. El de los niños, de pan dulce, trasladado por los alevines Gael Santos, Marco Balmori, Yago Benítez y Raimond Cayones. De los ramos de pan artesanal, el delantero iba a hombros de Jaime Santos, David Amieva, Toño Barroso y Diego Mejía, mientras que el otro lo desplazaban David Méndez, Marco Coro y los primos Iván y Andrés Haces. A continuación venía un nutrido grupo de cerca de doscientas niñas y mozas vestidas de aldeana llanisca, quienes ponían alma, corazón y vida en la entonación de las tradicionales coplas, al contrapunto de un tambor en manos de Blanca Haces.

Entre las niñas ataviadas de llanisca se encontraba ayer en Porrúa Amaia Sofía Voto Serrano, de dos años, bisnieta de la lugareña Maribel Villar y llegada para la ocasión desde la localidad alemana de Stuttgart. Es hija del italiano Salvatore Voto, de Apulia, y de Desiré Serrano, una mujer con raíces en el clan familiar de los Serrano Huergo.

El cortejo llegó a la iglesia parroquial y, en el interior del templo, las mozas entonaron los cantares del ofrecimiento de los panes del ramo. Mientras tanto, en la plaza de la localidad, a la vera de la iglesia, se montó un fugaz caos circulatorio en el que se vieron envueltos un camión de recogida de la leche y una decena de automóviles. A falta de agentes de la Policía Local para controlar la situación, la confusión quedó resuelta con la buena voluntad de cuatro vecinos. También se hizo notar el paso de una nube que dejó cuatro gotas de lluvia, lo que obligó a los romeros a refugiarse, unos minutos, en la bolera cubierta anexa.

Procesión por el pueblo

Al reinar la calma, con el horario controlado, daba comienzo la procesión por las principales calles del pueblo. Al cortejo se acopló el párroco, Florentino Hoyos, y las andas con la imagen de San Justo, a hombros de Abel Tamés, José María de la Lama y los hermanos Diego y Daniel Piñera, y la talla de San Pastor, trasladada por Esteban Gutiérrez, Gabi Sordo y los hermanos Fernando y Álvaro Liñeiro. Al término de la eucaristía, con la iglesia abarrotada por los fieles, se celebró un festival folclórico acompañado por los músicos Julián Herrero, gaitero, y su hermana Conchita, tamboritera. Niños y mayores tuvieron su momento de gloria en la interpretación del Xiringüelín, el Quirosanu, la Giraldilla, el Fandango de Pendueles, la Jota de Cadavedo, el Xiringüelu de Naves, el Pericote y la emblemática Jota del Cuera, bailada, precisamente, a los pies de la sierra del Cuera.