La reparación de la A-8 entre Colunga y Llanes se rebaja en dos millones

Autovía A-8 a su paso por Guadamía, en el término municipal de Llanes. / JUAN LLACA
Autovía A-8 a su paso por Guadamía, en el término municipal de Llanes. / JUAN LLACA

La empresa adjudicataria, que presentó una oferta de 3,6 millones, contará con un plazo máximo de 36 meses para reparar 41,5 kilómetros de firme

G. POMARADA LLANES.

Los trabajos de rehabilitación del firme de la autovía A-8 en el tramo comprendido entre Llanes y Colunga cuentan ya con empresa adjudicataria. Será una pyme, Obras, Instalaciones y Pavimentos Industriales S. L., la encargada de realizar los trabajos y lo hará por un presupuesto de 3.633.212,93 euros -IVA incluido-, una cantidad que rebaja los 5.746.935,97 euros del presupuesto base de licitación fijado por el Ministerio de Fomento.

El órgano de contratación se ha decantado por esta empresa madrileña de entre el total de 55 presentadas por ser la suya «la oferta económica más ventajosa». El contrato prevé un plazo de ejecución de 36 meses, en los que el firme se someterá a una rehabilitación «superficial» a lo largo de 41,5 kilómetros, en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 296 y 337,5. El proyecto técnico de la obra incluye la realización -en las zonas del tronco de la autovía donde su estado lo requiera- de un fresado de cuatro centímetros de profundidad para eliminar la capa de rodadura y su consiguiente reposición con una mezcla bituminosa en caliente. En las zonas no fresadas se extenderá también una nueva capa de rodadura. Además, se renovará la señalización horizontal y los elementos de balizamiento afectados por las obras y se adecuarán los sistemas de contención de vehículos que lo requieran. La actuación incluye, asimismo, obras en los túneles y estructuras de la autovía, así como la adecuación de barreras de seguridad a lo largo de 17,5 kilómetros.

La intención del Ministerio de Fomento pasa por habilitar dos soluciones para el desvío del tráfico durante las obras, bien el corte total y el traspaso de los vehículos a la calzada opuesta -que actuará como vía de doble sentido- o el corte de un solo carril, con lo que se limitaría la circulación al vial contiguo.

12.500 coches diarios

El tramo de la A-8 entre Llanes y Colunga registra cada día una circulación media de 12.552 vehículos y desde Fomento señalaron ya esta primavera la existencia problemas de conservación, como grietas longitudinales, cuarteos de malla fina, hundimientos del firme por desgaste y desprendimientos de la capa de rodadura. En la memoria del proyecto de rehabilitación apuntaban también a que esta será la primera renovación «significativa» desde que el tramo fuese inaugurado en 2001, pues hasta la fecha las intervenciones en la infraestructura habían sido «las habituales de conservación». Con la reparación de la autovía del Cantábrico el Gobierno central confía en «alargar la vida útil del pavimento y mejorar la comodidad y seguridad de los usuarios». La obra en la A-8 había salido a licitación a mediados del mes de marzo, aún con el popular Íñigo de la Serna al frente de Fomento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos