La reparación de la N-634 entre Parres y Piloña se prolongará hasta 2020

Varios vehículos transitan por el único carril libre del que dispone la N-634 a su paso por Arobes desde el pasado enero. /  XUAN CUETO
Varios vehículos transitan por el único carril libre del que dispone la N-634 a su paso por Arobes desde el pasado enero. / XUAN CUETO

Los trabajos, de cinco meses de duración, no podrán comenzar hasta que Adif arregle la vía del tren, lo que sucederá a mediados de agosto

L. RAMOSARRIONDAS/INFIESTO.

Más de medio año de cortes. Es lo que todavía les queda por soportar a los usuarios de la carretera nacional 634 en el tramo comprendido entre los concejos de Parres y Piloña. Así se desprende de la información relativa a las obras de reparación del impresionante hundimiento que sufrió la vía en el punto kilométrico 345 debido a las inundaciones del pasado enero que ayer ofreció la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, a los regidores de ambos concejos, los socialistas Emilio García Longo e Iván Allende.

Durante la reunión, celebrada en la capital y a la que también asistieron representantes de la Jefatura Provincial de Tráfico, de la Guardia Civil de Tráfico y de la Demarcación de Carreteras, los responsables de los trabajos indicaron que estos se prolongarán «entre cuatro y cinco meses» y que no podrán comenzar hasta que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) finalice la restitución de la plataforma ferroviaria. Esta también resultó afectada por el temporal de lluvia y su reparación se está llevando a cabo desde la propia carretera. «El operador ferroviario calcula que a mediados del mes de agosto las obras de reparación estén finalizadas», apuntaron desde Delegación del Gobierno.

Esto quiere decir que, suponiendo que se cumplan todos los plazos y no haya retrasos debido a contratiempos sobrevenidos, la Nacional 634 no estará completamente abierta al tráfico a su paso por Arobes hasta principios de 2020. El pasado 17 de junio la Dirección General de Carreteras del Estado declaró de emergencia las obras, lo que supone que comenzarán «nada más finalice Adif su trabajo». Durante el tiempo en que se lleven a cabo las obras de reparación de la carretera «uno de los dos carriles permanecerá cortado y regulado por semáforos», apuntaron los responsables de la vía.

La intervención cuenta con un millón de euros de presupuesto y fue declarada de emergencia

El presupuesto reservado a esta intervención, agregó Delia Losa, es superior al millón de euros (1.002.138) y los trabajos consistirán no solo en la reparación de la propia calzada, también en la realización de drenajes, el relleno del muro construido por Adif, la estabilización de taludes y la construcción de muros de escollera.