Los republicanos hacen memoria en El Fitu y el Camplengu

Isolina Marinas, en el centro, emocionó a los presentes recordando el calvario que sufrió su padre antes de ser fusilado. /  NEL ACEBAL
Isolina Marinas, en el centro, emocionó a los presentes recordando el calvario que sufrió su padre antes de ser fusilado. / NEL ACEBAL

En el alto parragués fueron homenajeadas las hermanas Marinas Canteli, el niño de la guerra Maximino Roda y Balbina Rebollar, hija de una víctima de los nazis

L. RAMOS EL FITU (PARRES).

Con un radical cambio en el planteamiento, más centrado ahora en la reivindicación de la tercera república que en la lamentación por todo lo que supuso el triunfo del dictador, ayer volvió a celebrarse el tradicional homenaje republicano en el alto del Fitu, en el concejo parragués. Organizado por la Federación Asturiana Memoria y República (Famyr), el acto cambió los discursos de líderes políticos por un reconocimiento a personas de la comarca oriental que se distinguieron por sus valores republicanos.

En esta primera ocasión los elegidos fueron las hermanas Tita e Isolina Marinas Canteli de Arriondas -hijas de un torturado y fusilado en la Guerra Civil cuyos restos aún siguen en la fosa común del Fitu-, el niño de la guerra piloñés Maximino Roda Zarabozo -en septiembre de 1937 embarcó en El Musel con destino a la Unión Soviética y con solo dieciséis años luchó en la II Guerra Mundial- y Balbina Rebollar, hija de una víctima de los campos de concentración nazis.

Otra de las novedades de este año fue la incorporación, en la presentación del acto, de una persona de trayectoria republicana, este año el presidente del Ateneo Republicano de Gijón, Alejandro Villa. Además, desde Famyr lograron recuperar el carácter unitario que siempre caracterizó al evento, hasta que hace unos años el PSOE comenzó a celebrar el suyo propio. Ayer varios representantes políticos socialistas, de Izquierda Unida y de Unidas Podemos se acercaron hasta El Fitu para asistir al acto.

El presidente de Famyr, Juan Cigarría, explicó los cambios aseverando que «entendemos que el mejor homenaje es construir aquello por lo que quienes están por las cunetas dieron su vida». Aunque siempre se seguirá recordando a las víctimas del franquismo, agregó, «el Día de la República no debe ser un acto de cunetas, triste ni lúgubre, pues fue un día alegre, fue la primera vez que había democracia en España». Por este motivo, continuó, «desde la añoranza y el recuerdo a los nuestros, consideramos que es preciso luchar por la tercera república como un estado que dé respuesta a las necesidades del pueblo». La jornada finalizó con una 'comida de traje' en la que los asistentes compartieron viandas y bebidas.

También en el llanisco cementerio del Camplengu se llevó a cabo el acto en memoria de los republicanos víctimas del franquismo organizado por el PSOE.