Mejora el estado de la mujer herida por picaduras de avispa en Ribadesella

Mejora el estado de la mujer herida por picaduras de avispa en Ribadesella

La afectada, una hostelera de Tereñes de 59 años, continúa ingresada en el hospital de Arriondas

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

La riosellana de 59 años herida grave en la tarde de ayer tras recibir varias picaduras de avispa asiática en la cara evoluciona favorablemente. La hostelera Lourdes Parada se encontraba retirando unas malas hierbas de la finca familiar, en la localidad de Tereñes, en Ribadesella, cuando fue atacada por varios ejemplares de esta especie invasora. La mujer, que llegó a perder el conocimiento hasta en dos ocasiones, fue trasladada por la UVI móvil hasta el Hospital Francisco Grande Covián de Arriondas (Parres), donde continúa ingresada, si bien en las últimas horas su estado ha mejorado considerablemente y podría, incluso, recibir el alta está misma tarde.

Según explicaba esta mañana su hijo, Luisma Gutiérrez, quien regenta con ella el restaurante parrilla El Prau en el mismo pueblo, fue sobre las siete y cuarto de la tarde cuando se produjo el incidente. «Estaba retirando unas malas hierbas a unos doscientos metros del restaurante, en la finca que tenemos, y al acercarse a un árbol junto al que hay una casetina, salieron varias avispas asiáticas y la atacaron en la cara», relató el joven. La mujer recibió una decena de picotazos en la cara, pecho y espalda y a los pocos minutos «comenzó a sentirse mal y se desmayó mientras esperábamos en casa por la ambulancia».

Tras recuperar el conocimiento y ser atendida por el personal sanitario que se desplazó hasta la zona, Lourdes volvió a desmayarse una segunda vez durante el trayecto hasta el centro hospitalario parragués, por lo que fue ingresada en la unidad de cuidados avanzados, donde pasó la noche. «En el hospital nos tranquilizaron bastante, ya que vimos que estaba mucho mejor, que recuperó el conocimiento y hablaba con nosotros bien», señaló Luisma Gutiérrez, y añadió que «ella está bien, con dolores, aunque bastante animada».

El joven recalcó también cómo el hecho de que su madre se encontrase acompañada por uno de los camareros del restaurante en el momento del ataque fue vital. «Si llega a estar ella sola, no sé qué habría pasado, ya que perdió el conocimiento», reconocía.

En relación al nido, el hostelero explicó cómo hace ya unas semanas fue retirado otro en las inmediaciones, tras lo cual siguieron notando la presencia de varias avispas asiáticas por la zona, aunque no tenían localizada su procedencia. Ayer mismo, por la noche, varios efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) se acercaron hasta la finca de Tereñes para retirar este nuevo avispero.