Superación en las aguas del Sella

Superación en las aguas del Sella
XUAN CUETO

El Descenso Adaptado reúnen a 102 participantes llegados de toda España para demostrar que «todos podemos practicar deporte»

GLORIA POMARADA

Valores como «la superación y la integración» se hicieron esta mañana a las aguas del río Sella en la vigésimo sexta edición del Descenso Adaptado. Fueron 102 los participantes que se embarcaron finalmente desde la Escuela de Piragüismo, en Arriondas, una cifra que superó las previsiones iniciales. «El balance es impresionante», destacó el presidente de la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias (Fedema), Jesús Fernández. El objetivo de la prueba, abundó, es mostrar que «cualquier persona puede practicar deporte», una realidad que ejemplificaron sobre la canoa las parejas de K-2 llegadas desde toda España. «Venimos de Valencia y es nuestra primera vez, nos enteramos de que existía este descenso por unos amigos y no dudamos en lanzarnos a la aventura», contaron Pepe García y David García. También la de hoy fue la primera experiencia en aguas del Sella para Juanfran Jiménez, nadador paraolímpico que participó en los juegos de Atlanta, Sidney y Atenas y que atesora dos medallas de bronce y una de plata. «Si me caigo por lo menos sé nadar», bromeó el deportista, llegado desde Ciudad Real.

Entre quienes repiten a bordo de la canoa, la sensación compartida es que el Descenso Adaptado es especial por el compañerismo. «Se fomenta la convivencia, es un día para disfrutar», destacaron Laura Fernández y Adriana Pérez, procedentes de Oviedo y formando K-2 por segundo año consecutivo. «Ya estamos compenetradas», destacaron antes de tomar la salida.

El componente familiar marca también la prueba piragüística, con numerosas parejas integradas por padres e hijos. Fue el caso de Ángeles Rodríguez y la pequeña Alba Bajón, de 8 años, de A Coruña. «Todos podemos hacer deporte», señaló la madre. También en familia participaron los Álvarez, procedentes de la localidad onubense de Niebla. «El año pasado vino parte de la familia de avanzadilla y este año estamos aquí siete como voluntarios, es una experiencia enriquecedora y maravillosa», indicaron.

A esos valores se suma además el afán propio de toda prueba deportiva. «Venimos también a competir, es una prueba dura pero ya quedamos terceros varios años», explicó el deportista piloñés Pablo González, que formó K-2 con su tío. «Estoy empezando ahora con el piragüismo, pero ya tengo experiencia en natación, halterofilia y baloncesto en silla de ruedas», contó el joven. Los que como él llegaron dispuestos a ganar iniciaron el tramo competitivo a partir de la zona de La Uña, a lo largo de cinco kilómetros con llegada bajo el puente de San Román, en los riosellanos Campos de Oba. La primera embarcación en cruzar la meta, poco antes de las dos de la tarde, fue la capitaneada por el gallego José Cougil.

La cita del Sella supuso además el estreno de dos consejeras, la canguesa Berta Piñán, responsable de Cultura, Política Lingúística y Turismo; y Melania Álvarez, titular de Derechos Sociales y Bienestar. «Qué mejor que el primer acto sea un descenso tan especial como este», afirmó Álvarez, que se comprometió a aplicar en esta legislatura los valores de «compromiso, esfuerzo, valentía y trabajo de estos deportistas». La representación institucional contó asimismo con la presencia de la ministra de Sanidad, la asturiana María Luisa Carcedo, y la delegada del Gobierno, Delia Losa.