Sidra y deporte antes de gobernar

Emilio García Longo escanciando en una sidrería de Arriondas, junto a sus concejales. / XUAN CUETO
Emilio García Longo escanciando en una sidrería de Arriondas, junto a sus concejales. / XUAN CUETO

Los alcaldes se relajan con amigos y familia para encarar la nueva legislatura | Los ediles de Parres se reunieron en el chigre, el regidor cangués salió a correr por Covadonga, el riosellano fue a la Folixa y el piloñés a La Cueva

L. RAMOS / E. CARBALLEIRA / G. POMARADACANGAS DE ONÍS.

Los alcaldes de la comarca vivieron ayer una jornada de tregua antes de encarar el primer día de la legislatura que hoy mismo comienza. Tras dos semanas de incertidumbre y un pacto de última hora que no le aseguró la alcaldía hasta el propio Pleno, el riosellano Ramón Canal (PSOE) regresa al despacho que abandonó hace ocho años. Ayer aprovechaba la jornada para recuperar la normalidad, disfrutando de «un domingo como otro cualquiera». Lo inició, como tiene costumbre, tomando un café en una de las cafeterías de la villa riosellana, para posteriormente poner rumbo a la zona de la rula, donde está instalada la carpa que sirve de escenario a la Folixa de la Sidre que un año más organiza Entaína. El resto del día, Canal lo dedicó al descanso, pues su intención es la de acercarse hoy, a primera hora, hasta el Ayuntamiento para «saludar a todo el personal» y «comprobar cuáles son los principales asuntos pendientes para ponerme en seguida con ellos».

El también socialista Emilio García Longo repetirá al frente del Ayuntamiento de Parres gracias al apoyo de los tres ediles de Foro materializado el jueves. Tras pasar toda la mañana en Gijón por motivos familiares, el regidor aprovechó la tarde para descansar. «Las últimas vacaciones que me cogí fueron de una semana, el pasado septiembre, y lo cierto es que estoy agotado, tanto física como psicológicamente, pero muy contento», aseveró. Eso sí, García Longo no perdonó la celebración, culinos de sidra mediante, de la victoria junto a sus concejales. Otro de los alcaldes que mantuvo hasta última hora la duda sobre su continuidad, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes), vivió un domingo en familia, de desconexión total, incluso del propio móvil.

Por su parte, aquellos que salieron de las urnas respaldados por amplias mayorías trataron de despejar cuerpo y mente antes de la vuelta a la rutina. El cangués José Manuel González Castro (PP) se acercó a Covadonga a primera hora de la mañana para retomar su afición por el deporte. «Llevaba un par de meses sin correr por el tema de la campaña», explicó el popular, que afronta su tercer mandato. Una vez completado el recorrido, González Castro se dirigió a la casa familiar de El Bosque, donde disfrutó de una comida junto a sus allegados para, ya de tarde, rematar las fiestas de San Antonio en la tradicional jira. «El lunes a trabajar, ya pedí una reunión con la Confederación Hidrográfica para el tema del saneamiento de Mestas y estamos a la espera del gobierno de Asturias para hablar del Parque Nacional», indicó.

En Piloña, Iván Allende (PSOE), disfrutó del primer domingo tras su investidura de una completa jornada familiar en la que estuvieron muy presentes todos sus seres más queridos. Por la mañana se desplazó a la pequeña localidad de La Goleta para visitar a sus padres y de tarde pudo pasar unas horas de esparcimiento con su mujer e hijos en el área recreativa de La Cueva, un enclave «maravilloso», especialmente en una jornada soleada y abierta.